Adagio de Espartaco y Frigia – Aram Khachaturian (1903-1978)

Mayo 21, 2015 6:33 am



Orquesta Filarmónica de Berlin | Ion Marin – director

El primer anuncio público del proyecto de Khachaturian de componer un ballet con el tema de Espartaco fue hecho el 29 de diciembre de 1940 en el periódico “Arte soviético.” Sin embargo, la música fue escrita entre 1950 y 1954, durante los meses de verano en el lugar de retiro del compositor en Staraya Ruza. La obra fue estrenada en el Teatro Kirov de Leningrado el 27 de diciembre de 1956, escenificada por Leonid Yakobson. La música fue bien recibida e incluso ganó el Premio Lenin en 1959.

La trama del ballet se deriva de un evento histórico real: una larga e infortunada revuelta de esclavos contra el dominio romano en el siglo I A.C. La música de Khachaturian caracteriza las fuerzas en disputa de la historia con agitada efectividad. Los aires marciales se transmiten en los tonos cortantes de los metales y la percusión le da voz a la cruel clase alta de Roma. Khachaturian retrató a los heroicos esclavos mediante temas cálidos y terrenales que están arraigados en la música folclórica armenia.

La sección más célebre del ballet es el Adagio de Espartaco y Frigia (pieza de apertura en la Suite no. 2 del ballet). En este fragmento se celebra la alegría del reencuentro y los recuerdos nostálgicos de la patria del protagonista, Tracia. Esta música arrebatadora alcanzó fama generalizada en la década de 1970 por ser el tema de una popular serie de la televisión británica, The Onedin Line.

Askold Makarov (quien bailó el papel de Espartaco en la producción de Yakobson) escribió:

“Cuando Frigia, después de un exabrupto de desesperación, se levanta y se para al lado de Espartaco, desfallecido como un monumento a la pena, el tema resplandece en la orquesta… Un duelo de violines es seguido por los gestos patéticos y vibrantes de los violonchelos: crece el tema y abarca toda la orquesta. Y yo…quiero levantarme. Sé que mi héroe está muerto, pero la sola idea de que Espartaco puede estar todavía vivo, no me deja en paz al escuchar el himno a la inmortalidad.”

Fuente: Orquesta Shostakovich de Londres. Notas al programa del 19/05/2001

Escuche esta obra, pocas veces programada, en vivo con la Orquesta Filarmónica de la UNAM el 23 y 24 de mayo en la Sala Nezahualcóyotl. Consulte cartelera.


Comentarios