Belshazzar’s Feast (El festín de Belsasar)

Publicado: abril 28, 2018 Última Modificación abril 28, 2018 Por: adminmusica

Jonathan Lemalu barítono
London Brass
Coro sinfónico de la BBC
Coro nacional de Gales de la BBC
Orquesta nacional de Gales de la BBC
Tadaaki Otaka, director

En 1929, la BBC encargó a Walton, en ese entonces considerado como la joven estrella de la música inglesa, que escribiera una pequeña obra coral. Osbert Sitwell sugirió una cantata sobre la historia bíblica de la fastuosa fiesta del rey de Babilonia, Belsasar. El libreto compilado por Sitwell proviene casi en su totalidad de la Biblia, principalmente de Daniel, con extractos de Isaías, el Salmo 137 y el Libro de las Revelaciones.

Aparte del hecho de que la comisión de la BBC fue muy bienvenida tanto financiera como profesionalmente, la motivación de Walton para la composición de Belshazzar’s Feast fue doble. Había vivido con la familia Sitwell durante diez años y ahora estaba muy consciente de la necesidad de independizarse. También se sintió impulsado por el gran éxito de la cantata inspirada en el jazz de Constant Lambert, The Rio Grande, compuesta en 1929 por Sacheverell Sitwell. El progreso en Belshazzar fue lento y arduo, y Walton luchó con culminar la pieza a lo largo de 1930, experimentando bloqueos frecuentes. “Llegué a la palabra ‘oro’, relató. “Estuve allí de mayo a diciembre, postrado, incapaz de moverme hacia la derecha o hacia la izquierda, hacia arriba o hacia abajo”.

La BBC había pedido una pieza breve que requiriera no más de quince instrumentos, pero cuando Walton finalmente completó Belshazzar se había convertido en un oratorio en toda regla anotado para enormes fuerzas instrumentales que comprendían una orquesta grande, una batería de percusión de cuatro ejecutantes, un coro grande frecuentemente dividido en ocho partes, un barítono solista y un órgano. Tal empresa estaba más allá de los recursos de la BBC, por lo que se transfirió al Festival de Leeds, cuyo director musical era Sir Thomas Beecham. El experimentado director indicó casualmente a Walton: “Muchacho, como nunca más volverás a escuchar el tema ¿por qué no invitas a un par de bandas de metal?”. El grupo Brass Players estaba disponible para la presentación del Requiem de Berlioz en el festival, así que Walton escribió partes adicionales para dos bandas, cada una de siete músicos. Beecham mostró poco interés en el nueva versión y se la dio a su colega más joven, Malcolm Sargent, para que la condujera.

Aunque el Coro del Festival de Leeds tenía considerable experiencia en la realización de grandes obras, encontró que la armonía disonante, poco familiar y los ritmos de jazz de Walton eran excepcionalmente exigentes. Además algunas sopranos y altos se opusieron a cantar la palabra ‘concubinas’, para diversión del compositor . Sin embargo, el estreno en 1931 causó sensación y fue un gran éxito para el público y la crítico. Sin embargo, no todos lo calificaron así. A pesar de sus impecables credenciales bíblicas, la Iglesia de Inglaterra la consideró inadecuada para su interpretación en catedrales, y el crítico musical de The Times declaró que “culmina en un regocijo extático sobre el enemigo caído, la total negación del cristianismo”. Los organizadores del Festival de los Tres Coros la prohibieron hasta 1957 y no se ejecutó en Worcester hasta 1975. En otros lugares gozó de entusiastas elogios y rápidamente se estableció en el repertorio coral inglés. La obra proporcionó un impulso adicional a la ya brillante carrera de Walton. Durante los siguientes años produjo su notable Primera sinfonía, el Concierto para viola y varias partituras importantes para cine.

Fuente: John Bawden para choirs.com.uk

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí