Cavalleria Rusticana , I Pagliacci

Abril 14, 2015

por Ricardo Rondón.

El próximo 25 de abril, el tenor Marcelo Álvarez sube al escenario en dos papeles estresantes que requieren todo el arsenal de un tenor lírico con tintes dramáticos. Le deseamos suerte, la va a necesitar. La nueva producción es de David McVicar y Fabrio Luisi es el director de orquesta. Esto será en el Auditorio Nacional en transmisión directa desde el Metropolitan Opera.

Cavalleria Rusticana

En el sur de Italia amanece el Domingo de Pascua. A lo lejos se escucha la voz de Turiddu que añora el amor de Lola, esposa de Alfio. Ellos habían sido amantes antes de que se casara con Alfio. Turiddu se aprovechó del amor y la pasión de Santuzza pero ya se aburrió y nuevamente aprovecha las ausencias de Alfio para introducirse a su casa. Santuzza llega a la taberna de Mamma Lucia, madre de Turiddu. El pueblo se va reuniendo para los oficios y se quedan solas las dos mujeres; Santuzza abre su corazón. Turiddu llega y canta un dúo en donde Santuzza se rebaja y este “semental del pueblo” la repudia. Pasa Lola y Turiddu entra con ella a la iglesia. Alfio llega corriendo y Santuzza, en su furia, denuncia a la pareja pecaminosa. Alfio le jura que antes del anochecer se hará justicia. Ella se da cuenta lo que ha provocado pero ya no hay paso atrás. La gente sale del oficio, brinda en la taberna y cuando Alfio se niega a beber con Turiddu, éste lo reta y se citan en el huerto. En una tierna despedida Turiddu se despide de su madre y sale corriendo. Después de un silencio aterrador, entra una mujer a la plaza gritando: “¡Han matado al compadre Turiddu!” Santuzza cae desmayada en los brazos de Mamma Lucia ante el horror de todos.

I Pagliacci (Los payasos)

En el Prólogo, Tonio anuncia al público que lo que van a presenciar es una historia verdadera y que los actores comparten las emociones de los demás.

Acto 1º. Una pequeña compañía de actores llega al pueblo y Canio, su director, anuncia la función de esa noche. Un campesino comenta que Nedda, la esposa de Canio, estaba coqueteando con Tonio, lo cual enfurece a Canio. Estando solos, Tonio se arroja sobre Nedda pero ella lo detiene con un latigazo en el rostro. Tonio jura vengarse porque sabe que Nedda tiene un amante. Silvio, el apuesto amante, llega y promete a Nedda llevársela esa misma noche. Tonio, que ha escuchado todo, va por Canio y lo convence que en la noche atraparán al culpable. Canio cae desesperado: debe actuar como payaso cuando su corazón se está rompiendo.

Acto 2º. Es la hora de la función. Silvio está entre ellos. Beppe disfrazado de Arlequín le canta una serenata a Nedda (Colombina). Taddeo (Tonio) les sirve la cena y mientras comen planean envenenar a Pagliaccio (Canio). Los celos de Canio lo dominan y le exige a Nedda darle el nombre de su amante. Ella trata de resistirse y el público está fascinado con el realismo de la obra. En un arranque de furia Canio le entierra su puñal a Nedda en el corazón. Silvio corre a socorrerla y le sucede lo mismo. Canio voltea al público deshecho: !La comedia ha terminado! (La comedia e finita!).

Grabación Recomendada:

Cavalleria Rusticana

Bjoerling, Milanov, Merrill, Coros de Robert Shaw, Sinfónica de la RCA, Cellini) (EMI)

I Pagliacci

Bjoerling, De Los Angeles, Warren, Merrill, Coros de Robert Shaw, Sinfónica de la RCA, Cellini (EMI)

 

Comentarios

Música Clásica en Línea