Cecilia Bartoli graba Norma: Extraordinario acontecimiento

Publicado: enero 7, 2014 Última Modificación enero 9, 2014 Por: adminmusica

por Ricardo Rondón

De todas las óperas de Vincenzo Bellini, Norma fue su favorita y en esto coincidió el público. Dijo alguna vez: “Si estuviera a la deriva en alta mar, abandonaría todo el resto de mis óperas y trataría de salvar a Norma”. Aunque la obra tiene escenas de grandeza, llega a lo sublime en su lirismo como en la Casta Diva de Norma y la conmovedora apertura del tercer acto. La sencillez y manejo directo del arte de Bellini logró que Richard Wagner manifestara su admiración y mencionó que “Norma le recordaba la dignidad de la tragedia griega. “La música es noble y grandiosa, sencilla y conmovedora en estilo”. Norma fue un fracaso cuando se estrenó en el Teatro Alla Scala en 1831 pero La Scala no se dio por vencida y continúo programándola hasta llevarla a un triunfo sensacional. Varias sopranos de renombre me han dicho que el papel de Norma es el más difícil; sucede durante la ocupación romana de alrededor de 50 A.C.


En los últimos años dos cantantes han hecho suyas el personaje de Norma : Joan Sutherland y Montserrat Caballé. Antes de ellas, María Callas la cantó con éxito en los cosos líricos más importantes del mundo y México la escuchó en sus primeros enfrentamientos con la partitura de Bellini.

Decca lanza ahora la nueva edición crítica de Norma, la primera que utiliza instrumentación original, y gracias al trabajo arduo de Giovanni Antonini y Cecilia Bartoli, se abre un mundo nuevo exhibiendo las raíces pre-románticas y el concepto original de Bellini. Norma fue escrita para Giuditta Pasta, que cantó lo que hoy día sería un repertorio para la cuerda de mezzosoprano mientras que Adalgisa fue concebida para una voz ligera y brillante de soprano lírico. Con Cecilia Bartoli y Sumi Jo juntas por primera vez, esta obra maestra ha sido restaurada de acuerdo con la intención original del compositor. Los resultados son fascinantes, lógicos en los tiempos vitales y repletos de energía y dramáticamente impresionantes. Urgía darle a Norma un tratamiento como el que percibimos en esta edición crítica y el trabajo Maurizio Biondi y Riccardo Minasi limpió las telarañas de una larga y equivocada tradición. El empleo de una orquesta de instrumentos originales nos transporta a la creación original del gran maestro. Se restauraron las indicaciones del compositor con respecto a la dinámica y los tiempos y se ajustaron las relaciones tonales. En esta versión sin cortes escuchamos algo vivo, lleno de fuerza y dinamismo, sin menospreciar la nobleza inherente. Bajo la batuta de Giovanni Antonini sucede la gran experiencia en donde la música truena los dedos y vibra pero este soberbio músico permite que las gloriosas melodías conserven su maravillosa elasticidad. Hay vida en esta interpretación y nada huele a estudio. La gente descubrirá una Norma que seguramente va a dividir opiniones – todavía conocemos personas que tienen muchos años de vida y que solo quieren morir para conocer a Callas. Esta enfermedad es común en el mundo de la ópera y Carlos Díaz Du Pond solía decir que “todos los fanáticos de la ópera estamos un poco locos”. Desde luego es una locura divina y en esta experiencia es fabulosa. Cecilia Bartoli obtiene un triunfo más en una carrera notable. Su Norma tiene personalidad y hace suya la partitura. Transmite la parte gentil de la sacerdotisa sin menoscabar los momentos de celos y furia en donde no se queda atrás de nadie. Canta la Casta Diva con suave atención a la línea musical, como si estuviera en un trance. Pone su estampa al asumir un rol que tradicionalmente han cantado las sopranos lírico fuerte y dramático (si es que existen) y todo lo que hace apoya su arte en donde hay un cierto tributo a la famosa Maria Malibran. No hay duda de que Bartoli es una de las glorias vocales de nuestros tiempos y probablemente la más entregada de todas las divas. Toma riesgos y de cada uno sale airosa sin descuidar por un momento el valor musical de esta ópera. Adalgisa está asignada a una soprano lírico, la excelente Sumi Jo que produce resultados exquisitos. Nos da una brillante versión belcantista sin descuidar la parte dramática, y los dúos entre las dos damas son una delicia. El tenor John Osborn es otro belcantista que conoce el estilo y se ha preparado para hacerle justicia al problemático papel de Pollione. Su sonido es heroico y elegante y jamás se le olvida cantar, cosa que hemos notado en otros intérpretes del pasado. El bajo Michele Pertusi es un Oroveso digno y noble. El coro, y especialmente la Orquesta La


Scintilla, muestran una entrega que ya ha colocado esta grabación entre lo mejor del año. Opera News y Fanfare le asignan el primer lugar como “la mejor grabación de una ópera completa de 2013”. El sonido es bueno e impactante aunque nos hubiera gustado sentir más presencia del coro. La presentación es lujosa, en forma de libro y aunque se cuenta con grabaciones anteriores (con las tres damas mencionadas), esta es diferente, emocionante y verdaderamente vibrante. Recomendado sin reservas aunque aúllen los que juran por la memoria de Callas. Nosotros no formamos parte de esta necrofilia retadora que han asumido. Nada en Verdi es comparable a las peripecias dramáticas de este papel de una sacerdotisa que ha traicionado sus votos y que enfrenta la responsabilidad de haberlo hecho en Galia.


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí