DESDE LUCERNA 3 – BARBARA HANNIGAN Nabi

Publicado: agosto 23, 2014 Última Modificación agosto 23, 2014 Por: adminmusica

¿Cómo puede haber múpsica contemporánea ignorando aspectos de la vida como el sexo, las drogas y el rock’n roll? ¿Cómo puede mantenerse inalterado el ritual del concierto desde los tiempos de Brahms y Saint-Saens? ¿Vamos a la búsqueda del tiempo perdido a costa de perder la búsqueda del tiempo por venir?

Estas preguntas trazan la línea divisoria entre la maravillosa música de concierto que nos viene del gregoriano y la música siempre de vanguardia que estalló a comienzos del siglo XX y continúa hoy con impulso arrollador, con públicos que atestan las salas de este festival de verano en Lucerna y que reciben con entusiasmo dionisíaco obras como los Misterios de lo macabro creadas por el genio de György (pronúnciese Jorge, si se prefiere) Ligeti (1923-2006).

Por supuesto que esa epifanía de la transgresión requiere de puestas en escena como la que se ve en LE GRAND MACABRE (Arthaus DVD, Barcelona, 2012) por LA FURA DEL BAUS o, mejor, si el lector de estas líneas se anima, como las versiones disponibles en you-tube con Barbara Hannigan, la arrojada soprano canadiense de 43 años. De esos videos hay dos igualmente recomendables aunque por diversas razones. Uno con la Filarmónica de Berlín dirigida por Simon Rattle y el otro -créase o no pero véase- por la propia Barbara (caro -e giusto- nome) como directora de orquesta, actora y soprano de voz supracelestial. (Gothenburg Orchestra, 2013). Ella dirige (domina) a un grupo de música de cámara siguiendo la breve partitura de concierto que Ligeti compuso entre 1987 y 1991.

Hannigan se presentó en esa triple condición el pasado sábado 16 con la Mahler Chamber Orchestra en la onírica nave diseñada por Jean Nouvel para la sala de conciertos del festival. ¿El programa? Delirantemente variado: obertura de Rossini, tres arias de concierto de Mozart cantadas como nunca, el concierto romanesco del propio Ligeti, un cautivante Pelléas et Mélisande de Fauré y, finalmente, el estallido musical y escénico. Los dos videos anticipaban ya esa experiencia inolvidable de ver a los múpsicos ocupando la mitad izquierda del auditorio y de repente, por la derecha, la entrada de la cantante directora con una capa negra que a poco andar se quita para mostrarse con sus botas de cuero negro, sus medias caladas y su breve enagua de látex. Desde y a partir de entonces actúa más como dominatrix que como directora, increpa a los atrilistas que a su vez le responden. ¿Los instrumentos? Todos los de la orquesta más máquinas de viento, papeles que se rompen, sirenas, relojes despertadores, crótalos, güiros puertorriqueños, látigos, y… ¿para qué seguir?

El público abarrotaba la sala en esta función tardía de la noche y Hannigan tuvo que salir ocho veces a escena para recibir la ovación. ¡Y todavía hay quien repite los clichés de que la música contemporánea es intelectual, aburrida, incomprensible, etc.! ¡Melómanos: un esfuerzo más! ¡Vean esos videos, métanse en los dvds de estos Misterios de lo macabro, de Die Soldaten de Zimmermann, del Dyonisos de Rihm o, más lejos, en las premoniciones de Salomé de Strauss y de Lulú de Alban Berg! Ni modo. Las mujeres de hoy en día no son las de antes. Piénsese en la distancia que va de Zerlina a Salomé, de Fidelio a Lulú, de Mimí a Anne Nicole (Turnage) o de Norma a esta Mescalina de Ligeti. En el medio, por supuesto, Carmen.



SEGUIR LEYENDO —> Bereshit compuesta y dirigida por Mathias Pintscher Nabi

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí