“Ejecuciones monstruosas”

Julio 7, 2017

Un buen número de compositores han dejado en sus cartas innumerables quejas sobre las ejecuciones de sus obras; algunas críticas son particularmente severas, por ejemplo las de Debussy. Si bien no tenía más que elogios para los músicos vieneses, fue tan duro con los de Covent Garden de Londres que se negó a presenciar el estreno de su ópera Pélleas y Melisande. Los músicos belgas del famoso teatro La Monnaie no escaparon al desprecio de Debussy, quien escribió en 1907: “El espíritu flamenco es casi tan maniobrable como una carga de 100 kilos de leña; las maderas pesadas y estruendosas mientras que los metales suenan envueltos en algodón…aunado a todo esto un talento para desnaturalizar el ritmo más humilde”.
Uno también puede compartir el criterio del compositor Ernest Chausson de que una obra como la ópera de Berlioz, Los troyanos, prueba su vitalidad y grandeza e incluso llega a entusiasmar a pesar de una “monstruosa ejecución”. Criticando la producción de Los troyanos en la Opera Comique de París en 1892, Chausson exclamó que el director de la sala “merece nada menos que la muerte” porque “ha mutilado la obra de un hombre indefenso”. Chausson clama por “una sociedad para proteger las obras de arte siguiendo el modelo de la sociedad protectora de animales”.
Fuente: Le gout de la musique, selección y presentación de textos de Ariane Charton, Mercure de France, París, 2014.

Comentarios

Música Clásica en Línea