El conde Ory – un manjar de Rossini

julio 27, 2013

Por: Ricardo Rondón.


En el mes de agosto, la Sala Covarrubias de la Unidad Cultural de la UNAM montará cuatro funciones de la ópera El conde Ory de Gioacchino Rossini. Con libretto de Scribe y Charles-Gaspard Delestre-Poirson se estrenó en la Opera de París el 20 de agosto de 1828. Le comte Ory es la única comedia parisina de Rossini siendo una partitura elegante, rebosante de buenas melodías y situaciones divertidas. Incorpora mucho material de Il Viaggio a Reims, de la cual hablaremos más adelante. La acción transcurre en Touraine durante las Cruzadas., alrededor del año 1200. Usando dos disfraces, el libidinoso conde Ory realiza intentos para seducir a la condesa Adèle, que ha jurado abstenerse de la compañía masculina mientras esté su hermano, el conde de Formoutiers, en la Cruzada. El paje del Conde, Isolier, también desea a la bella dama pero sus esfuerzos mutuos se ven constantemente frustrados. La ópera finaliza después de un glorioso “ménage a trois” musical” cuando a lo lejos se escucha el anuncio del retorno del marido. Ory e Isolier se dan a la fuga justo a tiempo.


Al igual que todo Rossini, El conde Ory exige grandes cantantes por los retos técnicos y la capacidad de proyectar a sus personajes sin caer en la ramplonería. La música establece de inmediato un buen humor y cada personaje tiene oportunidades de lucimiento, especialmente el tenor (Ory) y la soprano (Adèle). Isolier es un papel pequeño pero fundamental para reforzar el famoso trío: “ a la faveur de cette nuit obscure”. La tesitura de Ory es estratosférica, como siempre en Rossini, pero repleta de fraseos románticos y de extensión lírica. En la reciente producción del Metropolitan Opera se pudo montar gracias a la presencia del tenor peruano Juan Diego Florez, inimitable en esta escuela musical y rosiniano por excelencia. Participa, además, en la grabación DG tomada en vivo en el Teatro Rossini en Pesaro 2003. Stefania Bonfadelli es una excelente Adele y la dirección de Jesús López-Cobos proyecta gran vitalidad y entusiasmo. Mejor aún es la edición Philips, bajo la dirección de John Eliot Gardiner, por el solo hecho de estar completa. El Ory no se compara con Flórez pero el resto del elenco es bueno y la parte musical está en un alto nivel. La grabación también es la mejor que ha recibido en discos contando con un balance feliz entre los solistas y la orquesta. De cualquier forma recomendamos como primer lugar la filmación en DVD de la escenificación del Metropolitan Opera dirigida por Maurizio Benini con auténtico sabor rosiniano. La producción de Bartlett Sher es muy simpática y funcional y los solistas son los mejores imaginables encabezados por Juan Diego Florez, haciendo gala de personalidad y asombrosas facultades vocales. Diana Damrau es una Adèle perfecta: La voz es absolutamente radiante y su comportamiento escénico siempre convincente. La mezzo-soprano Joyce di Donato brilla como Isolier y muestra una vez más que es una de las mejores cantantes bel cantistas de nuestros tiempos. El joven barítono Stéphane Degout le da gran presencia y movimiento escénico a Raimbaud, compañero de Ory en sus aventuras. El DVD es un banquete musical de principio a fin. Cuenta con imagen y sonido ideales y los productores han logrado hacernos sentir que estamos en el Met, listos para ovacionar a estos soberbios cantantes. Nos vemos en la Sala Covarrubias. Funciones: viernes 23 de agosto, 20:30; domingo 25, 18:00; miércoles 28, 20:30; viernes 30, 20:30. Presenta Música UNAM.


Fuente:Ricardo Rondón



Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí