FALSTAFF – un milagro de Giuseppe

Publicado: diciembre 5, 2013 Última Modificación diciembre 5, 2013 Por: adminmusica

por: Ricardo Rondón

Cuando Verdi compuso su última opera, Falstaff, ya contaba con la edad patriarcal de ochenta años y no temía aplicar su energía a una aventura en nueva dirección. Falstaff era una comedia y por más de cincuenta años Verdi solamente había escrito tragedias. Su primera comedia, Un Giorno di Regno, fue un fracaso y estaba rodeada de sucesos terribles en su vida personal: la muerte de Margerita Barezzi, su joven esposa, y los decesos de sus dos hijos, todo en una etapa corta y terrible. Siendo comedia, en Falstaff no se ocupó por dar a los personajes grandes arias y escenas impresionantes. A cambio tenía que trabajar en dimensiones más pequeñas y crear una obra cuyos atractivos estuvieran dirigidos a la delicadeza de expresión y sentido del humor en vez de la acostumbrada pasión e intensidad. La sutileza en vez de los efectos masivos y la penetración en las caracterizaciones, en lugar de emociones sobrecogedoras, le dan un toque de genialidad a Falstaff. Tuvo que pintar en tonos finos estados de ánimo y atmósfera. Falstaff es una partitura de un acabado consumado y clarísimo sentido artístico. El libretto de Arrigo Boito es uno de los mejores en toda la ópera. Pronto se colocó al lado del Barbero de Sevilla, Las bodas de Fígaro y Los maestros cantores como ejemplo sobresaliente de la opera cómica. El estreno mundial de esta nueva obra del gran viejo de la ópera Italiana inevitablemente atrajo peregrinos de todas partes del mundo. El estreno en el Teatro Alla Scala el 9 de febrero de 1893 fue desinhibido en su entusiasmo y los críticos apoyaron las reacciones formidables del público. Sin duda, en gran medida el éxito fue el compositor que había producido otra obra maestra pero la actuación del barítono Victor Maurel en el papel central fue un triunfo que más adelante llevaría por todo el mundo. Falstaff es como nuestra primera visita a las antiguas y legendarias universidades de Inglaterra en donde se nos contagia la alegría y el ambiente de aprendizaje y todo mediante una sonrisa franca, los finales de varias escenas expresan justamente esto en la orquesta. Falstaff está basado en Las alegres comadres de Windsor y dos partes de Enrique IV de William Shakespeare. La acción transcurre en Windsor, Inglaterra en el S. XV.

Acto 1, escena 1. Un cuarto en la hostería de la Jarretera. Falstaff, un caballero jovial e indisciplinado, bebe con dos de sus secuaces, Bardolfo y Pistola. Ha escritos cartas de amor a dos mujeres casadas respetables Mistress Page y Mistress Ford, en búsqueda de una relación beneficiosa con alguna de ellas. Le da instrucciones a sus secuaces para que entreguen las cartas y ambos se niegan basándose en el honor. Falstaff envía un Paje y reprende a Bardolfo y Pistola por su cobardía.(L’onore! Ladri!)

Escena 2. El jardín de la familia Ford. Tanto Alice Ford como Meg Page compararan sus cartas y deciden vengarse y hacer que este viejo aprenda una lección. Colaborará con ellas Fenton, que está enamorado de Nannetta, hija de los Ford. Mistress Quickly es despachada a invitar a Falstaff a un “rendezvous” con Mistress Page. Se llega a un acuerdo con Ford para que conozca a Falstaff bajo otro nombre. Fenton y Nannetta son sorprendidos besándose.

Act 2, escena 1. Hostería de la Jarretera. Después de que Quickly ha cumplido con su competido, Ford se presenta como Signor Fontana. Ford le pide a Falstaff que le hable a Mistress Ford de su persona ya que está perdidamente enamorado de ella. Falstaff expresa su orgullo en el poder que tiene sobre las mujeres. Canta un madrigal amoroso y le dice a Ford que con gusto lo ayudará y le revela que el mismo tiene una cita con la dama en cuestión. Ford desconoce todo esto y de inmediato sospecha que su esposa le es infiel. Mientras Falstaff se retira para ponerse sus mejores atuendos, Ford denuncia a todas las mujeres por su infidelidad (E sogno? O Realtá). Falstaff reaparece y sale con Ford para reunirse con Mistress Ford.

Escena 2. Un cuarto en la casa de Ford. Quickly avisa que todo está arreglado para la visita de Falstaff y Mistress Ford expresa su deliciosa diversión en todo esto iniciando un conjunto. Falstaff llega y declara su amor y la felicita por haberlo citado. Le dice que aunque ahora está viejo y gordo, cuando era paje del Duque de Norfolk era guapo. Llega Ford furioso, al sospechar que su esposa lo engaña. Falstaff es escondido tras de un biombo. Ford busca al “rival” sin poderlo encontrar. Cuando se va, las mujeres esconden a Falstaff en un canasto de ropa sucia y dan instrucciones que lo echen al río Támesis. Mientras que Falstaff sale del río mojado y triste, Ford lo observa y se une a la alegría.

Acto 3, escena 1 (La Hostería de la Jarretera). Falstaff está sentado afuera de la hostería, desilusionado, y buscando el consuelo del vino (Mondo ladro). Dame Quickly revive sus espíritus diciéndole que Mistress Ford lamenta lo que ha sucedido y desea verlo a la medianoche en el Parque de Windsor. Debe venir disfrazado como el Caballero Negro. Escena 2. Parque de Windsor. A la luz de la luna, Fenton, disfrazado de Oberón, entona una lánguida aria (Dal labbro il canto estasiato vola). Los otros conspiradores están todos presentes cubriéndose con la obscuridad de la noche. Nannetta entona una deliciosa aria sobre la magia de las hadas. Cuando Falstaff llega para su rendezvous escucha sonidos fuera de este mundo y cae al suelo temblado y rezando por protección. Los conspiradores, disfrazados de hadas, salen de su escondite y le propinan una fuerte paliza. La alegría está en su punto más alto, todo a expensas del pobre Falstaff. Después de que Ford acuerda el matrimonio entre su hija y Fenton, todos, incluyendo Falstaff, unen sus voces para un fabuloso conjunto (Tutto nel mono é burla)……………¡ Y se van a cenar amistosamente!

Grabación Recomendada.- En 1950 Arturo Toscanini estaba al frente de la Orquesta de la NBC y programó un Falstaff que hizo y siempre hará historia. El venerable maestro italiano materialmente recrea y comunica el milagro que es esta partitura y ninguna de las otras cuenta con su energía y fuerza comunicativa. El elenco es muy bueno: Herva Nelli, Giuseppe Valdengo, Frank Guarrera, Teresa Stich-Randall, Cloe Elmo y Nan Merriman. El “pelo en la sopa” es el Fenton de Antonio Madasi pero en las circunstancias, podemos perdonar, más no olvidar.(RCA/BMG).



Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí