Fontane di Roma p.106

Publicado: junio 4, 2016 Última Modificación junio 4, 2016 Por: adminmusica



The National Youth Orchestra de Canadá

Ottorino Respighi compuso su poema sinfónico Fontane di Roma, “para reproducir con música una expresión de la naturaleza y para compartir la sensación del principal evento en la vida de Roma”. Basándose en estas referencias y visiones sugeridas por cuatro fuentes de esa ciudad, señaló en la partitura que cada movimiento fue contemplado a la hora en la que su personaje estaba en mayor armonía con el entorno o cuando su belleza era más aparente para el observador. La obra es considerada como un vuelco en su estilo creativo y fue su primer gran éxito como compositor orquestal.

Respighi llegó a Roma en 1913, cuando era el centro más vigoroso de conciertos orquestales de Italia. Antes de su arribo se asoció con la lega dei Cinque, un grupo de presión anti-establishment, cuyos miembros incluían a Pizzetti, Malipiero, Bastianelli y Renzo Bossi. Aunque estudió violín de niño, durante esta época estaba más activo como acompañante de piano que ejecutante de cuerda. Cuando se le negó un puesto permanente en Bologna, aplicó en otros sitios, obteniendo trabajo como profesor de composición en el Liceo Musicale di Santa Cecilia, en Roma. Respighi floreció ahí como profesor, sus alumnos incluyeron a Elsa Olivieri con quien se casó en 1919. Roma, en esta etapa positiva de desarrollo musical, brindó a Respighi la oportunidad perfecta para presentar una obra como Fontane di Roma, que, aunque no fue aceptada inmediatamente, llegado su tiempo le trajo enorme éxito, riqueza y reputación.

Roma tiene fuentes en casi cada esquina, pero las que inspiraron a Respighi fueron creadas en el estilo barroco del siglo XVII por el gran escultor Bernini. La primera parte del poema está basada en la fuente de Valle Giulia y describe un pacífico paisaje pastoral donde el ganado pasa al alba. Golpes de cornos y trinos de la orquesta evocan la imagen de los alegres tritones y las ninfas de agua mezclándose y chapoteando en la fuente Tritón. La fuente de Trevi al mediodía, con un tema solemne, asume un carácter triunfal que evoca el carruaje de Neptuno atravesando el agua jalado por caballos de mar, seguido de tritones y sirenas. Finalmente, el cantar de las aves y el repique de las campanas cierran el día en la fuente de la Villa Medici.

La obra fue estrenada en Roma en marzo de 1917. Poco después, Respighi fue nombrado director del recién fundado Conservatorio di Santa Cecilia, una institución con recursos estatales. Fontane di Roma se ha vuelto inseparable de dos poemas sinfónicos adicionales, Pini di Roma (1923-1924) y Feste romane (1929), secuelas escritas intencionalmente. Estas piezas continúan teniendo éxito internacional.

Fuente Meredith Gailey para all.music.com

Escucha música clásica en línea aquí