Frases célebres de Erik Satie

Publicado: noviembre 2, 2014 Última Modificación noviembre 2, 2014 Por: adminmusica

Toda mi juventud me decían: Ya verá, cuando tenga 50 años. Ya tengo 50 años y no he
visto nada.

– Todo el mundo les dirá que no soy músico, es justo.

– No me considero un maestro, es demasiado ridículo.

– ¿Conoce usted la limpieza de los sonidos? Es bastante sucia.

– Incluso he sido humorista…Ahora ya no lo soy…Es demasiado feo.

– El hombre pretende que ha sido creado a la imagen de Dios. Después de todo, es
posible.

– El piano, como el dinero, no es agradable salvo para quien lo toca.

– El músico es probablemente el más modesto de los animales, pero entre ellos es el más
orgulloso. Es él quien ha inventado el arte sublime de estropear la poesía.

– Me da más placer medir un sonido que escucharlo.

Todo el mundo conoce a Erik Satie, de menos ha escuchado la primera Gimnopedia (a
veces la tercera). Todo el mundo ha oído hablar de Tres piezas en forma de pera. Cuando Aldo Ciccolini y Jean-Joël Barbier se lanzaron a tocar y grabar la obra integral para piano de Satie, a principios de los años sesenta, el éxito nos hizo creer en su rehabilitación definitiva. Ha transcurrido medio siglo, y si el nombre de Satie se ha vuelto célebre, el epitafio que escribió para su busto imaginario sigue siendo actual: “He venido al mundo muy joven en un tiempo muy viejo”. La justa medida de su arte yace todavía en la infancia. Su aliento fresco choca con la frialdad de los árbitros de un buen gusto forzosamente “muy viejo”.


Fuente: Gerard Condé, Satie, para reír y soñar, Diapason, septiembre 2014, fragmentos.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí