Gedichte der Königin Maria Stuart op. 135 (Poemas de la reina María Estuardo)

Publicado: mayo 28, 2016 Última Modificación mayo 28, 2016 Por: adminmusica



Anna Huntley – Mezzo-Soprano | James Baillieu – Piano

Con los cinco Gedichte der Königin Maria Stuart op. 135 el músico desfallecido consuma su despedida tácita del género lied. Despedida sobre una despedida, y con visos trágicos, pues la peripecia argumental elegida revive los últimos momentos de la infortunada reina de Escocia y Francia, y pretendiente al trono de Inglaterra, decapitada en 1587 por orden de Isabel I. No existe constancia respecto a la autoría exacta de los poemas o a su datación correcta. En 1853 apareció publicada la traducción alemana en una antología de poesía inglesa y escocesa titulada Rose und Distel (Rosa y cardo). Pero Schumann conoció los textos un año antes gracias a su contacto con el traductor, Gisbert Freiherr von Vincke, hijo de un prominente político de Westfalia y especialista en literatura extranjera: su traducción de A Midsummer Night’s Dream había sido estrenada en colaboración con la célebre música de Mendelssohn escrita para la ocasión y no es improbable que gracias a éste conociera a Schumann.

Abschied von Frankreich (Adiós a Francia) expresa el dolor de la joven al abandonar en agosto de 1561 el país del que, durante su breve matrimonio con Francisco II, fue reina. Su tono nostálgico, casi patético, que se extenderá por toda la obra, parece mecerse en el teclado como la embarcación que la devuelve a Escocia sobre la ondulante superficie marina. En Nach der Geburt ihres Sohnes (Tras el nacimiento de su hijo), ambientada en el castillo de Edimburgo en junio de 1566, la voz inmóvil, con dejos de coral, entona la primera plegaria del ciclo, una oración a Cristo en amparo del hijo recién nacido. Prisionera en 1568 en el castillo de Carlisle, María Estuardo escribe una carta de súplica a su prima. An die Königin Elisabeth (A la reina Isabel) expone sus desesperadas palabras, que Schumann traduce con inesperada vehemencia, sostenida por ritmos angulosos. Abschied von der Welt (Despedida del mundo), cuyos versos están fechados probablemente en la década de 1580, constituye la segunda canción de despedida del ciclo. Tras años de cautiverio, la antigua nostalgia se ha transformado en pesimismo y desesperanza, en anhelos de muerte y de paz eterna. Idéntico tono fúnebre preside Gebet (Plegaria) que, según la leyenda, María Estuardo escribió en latín durante la madrugada del 7 de febrero de 1587, horas antes de su ejecución en el castillo de Fotheringay.

Fuente: Juan Manuel Viana. Notas al programa del séptimo recital del VII Ciclo de Lied en el Teatro de la Zarzuela, Madrid.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí