Gloriana, décima ópera de Benjamin Britten

Publicado: agosto 3, 2013 Última Modificación octubre 5, 2014 Por: adminmusica

Por Ricardo Rondón


El Consejo de las Artes de Inglaterra comisionó a Benjamin Britten (|913-1976) la composición de la ópera Gloriana , para la coronación de Isabel II. El texto de William Plomer está basado en el estudio de Lytton Strachey, Elizabeth and Essex (1928). El argumento describe la etapa final del reinado de Isabel. Ella, a pesar de su pasión por el Conde de Essex sabe que su primera lealtad tiene que ser para Inglaterra. Essex le ruega dejarlo llevar su ejército a Irlanda para derrocar a Tyrone. Ella cede después de muchas discusiones y Essex es derrotado. Ella lo acusa de traición y Essex cae de su gracia. A pesar de los ruegos de Frances, su esposa, es condenado al cadalso. La ópera termina con la ejecución y, después, la muerte de la soberana. Gloriana se estrenó en 1953 ante un público de aristócratas y diplomáticos en la Opera Real de Covent Garden. A partir de esta fecha Gloriana fue un problema para Britten y probablemente a esto se debe que reprimió sus deseos de darle un tratamiento operístico a Rey Lear de Shakespeare. Su fuerte era el medio íntimo y debía evitar la grandiosidad. En el estreno de Gloriana, el público respondió con glacial indiferencia y señales de aburrimiento, algo que jamás le había sucedido a Britten pero lo hizo poner los pies en la tierra y bajarse de un pedestal pedante que le había creado muchos enemigos. Más de cuatro décadas después podemos enfrentar esta pieza que nació con fórceps. La gente esperaba un tratamiento épico con marchas, desfiles, pompa, etc. Britten nos da una ópera íntima de una reina envejecida y los tormentos de un amor imposible ante las responsabilidades que lleva en los hombros.
El ambiente grandioso de la corte existe pero no apabulla la acción. Como siempre en Britten, la orquestación es fabulosa, especialmente en el uso de instrumentos de la época que enriquecen las danzas. En 1993 Argo grabó la primera versión completa y Britten ha sido de los pocos compositores (otro es Stravinsky) de haber atestiguado la documentación en grabaciones de su obra. En la grabación, Sir Charles Mackerras es un guía ideal para llevarnos a todos los rincones de Gloriana: sabe crear un mundo complicado pero coherente y los tonos Isabelinos de ciertas melodías son bellísimos. Además, Gloriana tiene el encanto de ser una ópera tonal en donde los contrastes de lo público y privado son un reto para el director. Mackerras logra una actuación soberbia de sus huestes de la Opera Nacional Galesa. Los retos vocales son enormes pero el elenco ha sido preparado a conciencia y todos brillan en sus respectivas partes. La soprano Josephine Barstow le da gran intensidad a Isabel adueñándose de todas las escenas en las que aparece. Es impositiva, vibrante, y vital en su tratamiento del texto y su atención al detalle es admirable. El tenor Philip Langridge proyecta la inquietante impetuosidad de Essex y en la canciones con laud acaricia una poesía ardiente que describe bien a este conde sin disciplina. Otros artistas en el elenco que merecen nuestro agradecimiento son Bryn Terfel, naturalmente muy joven, Della Jones, Jonathan Summers, Willard White, Richard Van Allan, Alan Opie e Ivonne Kenny, todos figuras de Covent Garden y expertos en el mundo vocal de Britten. Los participantes se aplicaron intensamente a comunicar una obra que no tenía por qué morir en el árbol por haber sido víctima de la ignorancia del público del estreno. Para nosotros ha sido un redescubrimiento y una obra que hemos disfrutado de principio a fín. Las notas en el libretto describen con lujo de detalle el desastroso estreno y nos ayudan a comprender mejor a este genio. La presentación está a la altura de los lanzamientos en la serie Argo (Decca) y el sonido digital es detallado con buenos efectos de sonido y sensaciones de los diversos espacios. Este año celebramos el nacimiento de Benjamin Britten y qué mejor que acercarse a una faceta desconocida de su creatividad. Gloriana es precisamente eso y dudamos mucho que haya quien no aprecie sus cualidades. Probablemente sea la única grabación por muchos años y llena bien su cometido.



Ricardo Rondón


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí