Haochen Zhang en la Sala Nezahualcóyotl

Publicado: octubre 2, 2015 Última Modificación octubre 2, 2015 Por: adminmusica

La Dirección General de Música de la UNAM
y
el Patronato y Sociedad de Amigos de la OFUNAM, A. C.
tienen el gusto de invitarlos a las presentaciones en México de una
de las grandes nuevas estrellas del escenario musical internacional

Haochen Zhang

Ganador de la Medalla de Oro del Primer Lugar en el
Concurso Internacional de Piano Van Cliburn 2009
Conciertos con la Orquesta Filarmónica de la UNAM

Sala Nezahualcóyotl
Sábado 03 de octubre/20:00 horas
Domingo 04 de octubre/12:00 horas

Recital de piano
Sala Nezahualcóyotl

Martes 06 de octubre/20:30 horas

Captura de pantalla 2015-10-02 a las 18.25.04

Orquesta Filarmónica de la UNAM
Srba Dinic, director huésped

Haochen Zhang, piano

    Wolfgang Amadeus Mozart        –       Obertura de Las bodas de Fígaro

Ludwig van Beethoven        –      Concierto para piano no. 4

Jean Sibelius    –       Sinfonía no. 2

La presentación en México de Haochen Zhang se da en el contexto musical y artístico más favorable. En este caso, además del excepcional programa, la OFUNAM será dirigida por un extraordinario director serbio, Srba Dinic, actual director de la Ópera de Bellas Artes.

Hay un consenso generalizado entre melómanos, intérpretes y musicólogos en considerar al Concierto para piano no. 4 de Beethoven el mejor de sus conciertos. Más allá de los majestuosos y atractivos temas del popular Concierto Emperador, el Cuarto nos conquista por su carácter poético, predominante en toda la obra (un verdadero poema musical, dicen algunos), sobre todo en el profundo e introspectivo segundo movimiento, pleno de una tensión contenida, apenas susurrada por el piano. Quintaesencia del Romanticismo y con sus propias leyes y estructuras, desde el inicio, el piano solitario rompe la tradición con un protagonismo que ningún compositor se había atrevido expresar así; el Cuarto concierto expresa, por primera vez en el género, la lucha entre solista y orquesta por exponer sus recursos: el piano cantando dulcemente sus temas, la orquesta siempre austera, discordante, como un diálogo en dos diferentes idiomas igual de convincentes, sin impedir que cada uno exponga el suyo para, finalmente y gracias a la absoluta genialidad de Beethoven, unirse por caminos paralelos en un destino compartido: el optimismo del Concierto en su etapa final, destino inevitable de una obra que, como la Sinfonía Heroica unos años antes, fue un parteaguas del género concertante.

Este año, el mundo conmemora los 150 años del nacimiento de Sibelius, el más importante compositor finlandés, y la Segunda sinfonía es una de sus obras más populares. Sibelius fue desde su juventud un convencido nacionalista que luchaba por la defensa de la cultura, el idioma y la autonomía del pueblo finlandés. Por ello, ésta es considerada una obra nacionalista y de espíritu patriótico, que expresa con elocuencia su mensaje en el heroico final. Sin embargo, también es una bella y reflexiva evocación del sugestivo paisaje finlandés.

La sinfonía desarrolla una progresiva gestación de un heroico y esperanzador himno sinfónico ¡Ah! Y como un maravilloso aperitivo, el concierto de la OFUNAM comienza con la Obertura de Las bodas de Fígaro, esa deliciosa pequeña joya del músico mayor, Wolfgang Amadeus Mozart.


Recital de piano

Haochen Zhang, piano

Leoš Janáček Sonata 1.X.1905,       –        Desde las calles
Robert Schumann             –      Kreisleriana
Ludwig van Beethoven                    –    Sonata para piano no. 26, Los adioses
Alexander Scriabin          –            Tres poemas
Alberto Ginastera                        –           Sonata para piano no. 1

Sala Nezahualcóyotl
Martes 06 de octubre/20:30 horas

El gran pianista Haochen Zhang nos ofrece una singular variedad de mundos musicales, colorido instrumental y virtuosismo pianístico. La Sonata del gran creador de la música checa, Leoš Janáček, reflexión íntima de los tiempos de crisis e inseguridad previos a su fama, es una acusación musical por una muerte injusta, en la fecha del título, expresada tanto por la tensa calma que precede a la violencia como por su espíritu elegíaco y contenido pero, no por ello, menos conmovedor. Schumann es el prototipo ideal del Romanticismo del siglo XIX, tanto por su frustrado intento de ser reconocido como intérprete como por su trágica muerte y profunda locura y, a pesar de ellos, lograr una música del más alto rigor intelectual. Basada en un músico ficticio creado por el poeta E. T. A. Hoffmann, Kreisleriana es un verdadero autorretrato del compositor, en una serie de piezas magistralmente unidas por su profunda musicalidad y belleza. ¡El momento cumbre de la pianística schumanniana!

La Sonata para piano no. 26 de Beethoven es parte de su movimiento de ruptura con el clasicismo de Haydn y Mozart, y del descubrimiento de un nuevo mundo musical de total expresividad emocional que culminaría con ese contundente golpe a la tradición que fue la Sinfonía Heroica (la más influyente obra de la historia en ese género). Esta sonata es una de sus obras más descriptivas, que deberíamos denominar La despedida, pero su título en francés dominó para la posteridad; el único «adiós» de la obra, nos transmite la tristeza de Beethoven ante la despedida de un amigo y protector muy querido; después, la búsqueda de consuelo (¿con música?) por la ausencia y, finalmente, la alegría de su regreso. Los adioses es, ante todo, un homenaje a la amistad.

Creador de fascinantes conceptos musicales y sonoros, Scriabin fue prime-
ro un seguidor del Romanticismo chopiniano y, después, un renovador armónico cuya música nos resulta imposible rechazar por su enigmática belleza. En cambio, Ginastera nos ubica los pies en la tierra con sus frenéticos y cadenciosos ritmos de la pampa y el folclor campirano de Argentina y su posterior asimilación de las vanguardias de su tiempo. La primera de sus 3 sonatas es muy representativa de ambos mundos de Ginastera: el virtuosismo enérgico y mecánico que recuerda a Prokofiev y su evocación fantasmagórica de un pasado que aún quiere bailar un malambo.

Posee tanto temperamento poético como poderío técnico… Es un pianista con inagotables reservas de fuerza, cuya imaginación, no obstante, es inspirada por una sutil delicadeza.

Mateo Guerrieri, Boston Globe

El tipo de programa que se espera de un maestro experimentado, tocado con deslumbrante virtuosismo donde él decide y con sorprendente sofisticación a cada momento.

Dallas Morning News

El pianista chino Haochen Zhang obtuvo la Medalla de Oro en el Concurso Inter-
nacional de Piano Van Cliburn 2009 y desde entonces, realiza una triunfal carrera internacional en la que cautiva al público de Estados Unidos, Europa y Asia con su profunda sensibilidad musical, temeraria imaginación y espectacular e impresionante virtuosismo y precisión.

Después de su debut, en 2013, con la Filarmónica de Múnich dirigida por el legendario Lorin Maazel, sus temporadas recientes incluyen la renovada invitación de las orquestas con las que se ha presentado y en las ciudades donde ha ofrecido recitales, como la Filarmónica de Varsovia, la Orquesta de la Radio Alemana en Saarbrücken (con el famoso director coreano Myung-Whun Chung), la Sinfónica del Pacífico, la Filarmónica de Los Ángeles (con la primera gran directora china Xian Zhang —sin parentesco alguno— actual directora de la Sinfónica de Milán Giuseppe Verdi); la Orquesta de Filadelfia, las sinfónicas de San Francisco, Seattle, Kansas City y Sidney; las Filarmónicas de Israel, Londres, las filarmónicas de Japón, Singapur y Hong Kong, y la Orquesta Nacional del País del Loira, entre otras. Sus recitales y conciertos en calidad de solista lo han llevado a París, Tokio, Pekín, Tel Aviv, Berlín, Múnich, Dresde, Tívoli, Montpellier, Helsingborg, Roma, Bogotá y Belgrado, en una relación de ciudades que aumenta cada temporada. Recientemente, hizo una gira por Asia con la Orquesta de la Radio de Hamburgo (con Thomas Hengelbrock).

Con frecuencia participa en encuentros y series de conciertos en Estados Unidos y Europa, entre los que se pueden mencionar el Festival de La Roque d’Anthéron, la Serie Celebrity de Boston, la Sociedad Musical de La Jolla, los Con-
ciertos Cliburn, el Festival de Verbier. Haochen Zhang se graduó del Instituto de Música Curtis en Filadelfia, donde fue alumno del legendario Gary Graffman, tras estudiar en el Conservatorio de Shanghái y desde los 11 años, en la Escuela de Artes de Shenzhen.

El sello harmonia mundi editó su participación en el Festival Van Cliburn de 2009 y es uno de los pianistas que aparecen en el premiado documental-crónica del Concurso Van Cliburn, dirigido por Peter Rosen.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí