Himnos Corales del Rig Veda – Grupo 3 de Gustav Holst (1974-1934)

Publicado: enero 4, 2018 Última Modificación enero 4, 2018 Por: adminmusica

BBC fingers y Nash Ensemble, dirige Nicholas Kok

 

Los años 1900 a 1912 podrían considerarse el período “sánscrito” de Holst. Inspirado por su madrastra teosofista, Holst se interesó por la literatura religiosa y la poesía de la India en sus veintitantos años, llegando incluso a aprender los rudimentos del idioma sánscrito en el University College de Londres para poder hacer sus propias traducciones cuando descubrió que las que estaban disponibles no eran adecuadas para su adaptación musical. Su primer esfuerzo en este sentido fue la ópera Sita (1900-1906); más tarde llegó a obras como la ópera Sàvitri (1908), la obra coral The Cloud Messenger (1909-1910) y los Himnos Corales del Rig Veda, escritos entre 1908 y 1912.

 

El Rig Veda es un conjunto de más de 1000 himnos –que cantan las alabanzas del soma de la planta sagrada y dioses como Varuna, Agni e Indra- traídos por pueblos de habla indoeuropea a la India entre 1500-1000 A.C. Holst utilizó catorce de estos himnos en los cuatro movimientos corales, que fueron bastante populares durante su vida, pero rara vez se tocan desde entonces.

 

El primer grupo (escrito en 1908-1910, estrenado en Newcastle el 6 de diciembre de 1911) está escrito para coro mixto y orquesta. La obra abre con el “Himno de batalla” primitivista, con su refrán repetido “¡Indra y Maruts luchan por nosotros!” El segundo himno, “Al Dios Desconocido”, comienza con el coro cantando en voz baja al unísono, y construye un clímax enorme sobre los ritmos marciales. El conjunto concluye con un “Himno fúnebre”.

 

El segundo grupo (escrito en 1909, estrenado en el Queen’s Hall el 22 de marzo de 1911) presenta un coro de mujeres con orquesta. El misterioso “A Varuna” (Dios de las Aguas), con su apertura tranquila, desolada, de armonías inusuales, es seguido por el animado y polifónico “A Agni” (Dios del Fuego) y el inquietante “Canto fúnebre”.

 

El tercer grupo (escrito en 1910, estrenado en Blackburn el 16 de marzo de 1911) combina el coro femenino con el arpa como acompañamiento, los arpegios ondulantes del arpa respaldan el suave canto de “Himno del atardecer”. La medida de compás inusual de 21/8 se emplea en “Himno a las aguas”. El suave y hermoso “Himno a Vena” (Sol naciente a través de la niebla) y el cada vez más elaborado “Himno de los Viajeros” (una vez considerado por Holst como la obertura de la ópera Sàvitri) concluye el grupo.

 

El cuarto grupo (escrito en 1912, estrenado en Queen’s Hall el 18 de marzo de 1914) está escrito para coro masculino y orquesta, y generalmente se le considera el más convencional y más débil de los cuatro. Al inicio “Himno a Agni” le sigue el alegre “Himno al Soma” (el jugo de una hierba). Un barítono solista, que representa el espíritu de un moribundo, abre los primeros dos versos y es respondido por el coro en el sencillo, pero efectivo, a cappella “Himno a Manas”. El grupo concluye con un “Himno a Indra”.

 

Fuente: Chris Morrison para allmusic.com

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí