Iolanta, de Tchaikovsky, con Anna Netrebko, la mejor producción

Publicado: junio 2, 2015 Última Modificación junio 2, 2015 Por: adminmusica

por Ricardo Rondon

Recientemente fue vista en México y en el mundo entero la trasmisión de la última ópera de Tchaikovsky, Iolanta, que narra la búsqueda de la luz por una joven ciega que es curada y descubre el amor, a pesar del miedo que siente su padre el rey René por el tratamiento de un médico de nombre Ibn-Hakia, muy acertado en su profesión. Iolanta es poco conocida fuera de Rusia y Anna Netrebko se ha aplicado a divulgarla y recatarla para que ingrese al repertorio básico. La obra es de una belleza melódica irresistible, con finas y apasionadas mediodías y momentos de lucimiento para todo el elenco. Anna Netrebko toma el papel de Iolanta y la hace suya. Esta última ópera de Tchaikovsky le queda como guante y en todo la preferimos a otras interpretes como Vishnevskaya, Gorchakova y Sorokina, que son buenas pero no tienen el radiante sonido que proyecta esta favorita actual del público. Su actuación está llena de detalles finos y líricos, ninguno exagerado y en las partes que explotan su sonido lírico-spinto cultiva resultados emocionantes y siempre musicales. Netrebko trabaja con el elenco que la acompañó de gira por Europa algunos meses y después al Met. Esta grabación en vivo fue realizada en Essen en 2012 con Emmanuel Villaume dirigiendo a la Filarmónica Eslovaca. Esta familiaridad con la obra y el trabajo de equipo de los cantantes contribuyen definitivamente al éxito sensacional de este lanzamiento Deutsche Grammophon. También es una oportunidad para conocer a una nueva generación de cantantes rusos: todos nos gustaron. El tenor Sergei Skorokhodov tiene una voz fuerte e intensa, muy lírica en su expresión y con el tono justo que requiere la parte de Vaudemont. Encarna con excelencia al pretendiente de Iolanta que eventualmente la libera de la ceguera. El barítono Alexei Markov, que cantó con Netrebko en el Met, es un hallazgo y da gusto escuchar a una verdadera voz de barítono, libre en la emisión y con timbre viril y vibrante. Como el Duque Robert suena maravilloso y absolutamente seguro en todos los registros. Vitalij Kowaljow, tiene un sonido obscuro y férreo que sabe frasear con sutileza. Su timbre deja huella. El barítono norteamericano Lucas Meachen, es el médico milagroso. Su ruso es aceptable y el tono atractivo. Las damas que representan a las amigas de Iolanta están en buenas manos y abren bien la obra. La grabación es muy buena, una vez pasada la primera escena en donde las voces femeninas están demasiado cerca del micrófono. Todo se limpia después y podemos disfrutar esta pieza que tanto nos gustó ver representada. Aunque hay competencia respetable de manos de Rostropovich y Gergiev, Villaume cultiva un balance como si fuéramos parte del público; es un alivio escuchar a una ópera con este efecto tan natural. Los miles de admiradores de Netrebko darán la bienvenida a este lanzamiento especialmente los que vieron y gozaron la transmisión en vivo que llamó tanto la atención en México. El libretto incluye traducciones al inglés, francés y alemán y buenas notas.

Recomendado sin reservas.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí