La abuela española de Beethoven

Publicado: mayo 31, 2018 Última Modificación mayo 31, 2018 Por: adminmusica

No resultaba casual que entre el vecindario vienés lo conocieran como El Español. Su tez morena, una estatura escasa para el promedio teutón, cierto cuello de toro bravo y esa constante actitud de rebufo, contribuían a perseverar en el mote para Ludwig van Beethoven. Pero la razón principal estaba en los genes. Su abuela materna, María Josefa Poll, bien nació al sur de los Pirineos o descendía de una familia que tomó el camino del exilio hacia el norte en plena guerra de Sucesión al trono española.

El debate sigue abierto. Los biógrafos alemanes se resisten a darle importancia. Jan Swafford, autor de la última obra de referencia sobre la vida del músico, la nombra pero no especifica su procedencia. Otros dos estadounidenses, el historiador David Jacobs y el profesor de Harvard Elliot Forbes, sí apuntan a sus orígenes hispanos. Concretamente, levantinos. Y ahora, el musicólogo español Andrés Ruiz Tarazona lo da por hecho. “Los alemanes no han querido cruzar a su genio con ascendentes españoles; los americanos, sí, y a nosotros nos ha dado siempre un poco igual. Pero es importante y quiero reivindicarlo”, comenta.

Así lo escribe en su libro España en los grandes músicos (Siruela). El capítulo sobre Beethoven rastrea su vinculación con España en varios aspectos. “Personales y musicales”, apunta Tarazona. Entre los primeros está no solo su linaje familiar. “También el constante interés que mostró por las noticias que llegaban del sur”.

Se alegró mucho de la derrota napoleónica en España. Ya había desposeído al francés del homenaje que le dedicó en su Sinfonía no. 3, Heroica, defraudado por haber sido testigo de cómo olvidaba los principios de la Revolución, según Beethoven, para colmar sus ansias imperiales.

De su abuela apenas existen datos. En 1733 se casó en Bonn con Ludwig van Beethoven I, mismo nombre que su nieto y también músico. Fue un bajo más que aceptable dentro del coro de la ciudad, donde llegó a detentar el cargo de maestro de capilla. Como la música no daba para tanto, regía un almacén de vinos. La proximidad al producto, el trago de la desesperación y quizás cierto frío de desarraigo, aficionaron a María Josefa a las catas. Acabó en una clínica, completamente alcoholizada. Antes había dado vida a Johann, padre del genio, cantante también, aunque tenor.

Todo explica un poco mejor esa querencia de Beethoven por España. Que se fijara en Egmont, héroe de la resistencia flamenca para dedicarle una obra. Que Fidelio, su única ópera, transcurriera en Sevilla. Y que cuando se hizo cargo de la custodia de su sobrino Karl decidiera integrarle en el colegio español que había fundado en Viena Cayetano Anastasio del Río, preceptor de varias familias aristocráticas de la Corte.

El maestro trabó una fuerte amistad con el músico. Igual que sus hijas, Fanny y Nanni. Gracias al diario de la primera conocemos aspectos cruciales de su vida y los tormentos por los que fue pasando relacionados con su sobrino, sus estrecheces económicas y su salud. No tenía descendencia y se volcó apasionadamente en la protección de Karl. De forma invasiva y agobiante. Fanny estaba locamente –aunque de manera discreta– enamorada del músico. Llevaron a trabar una relación próxima, cercana, cómplice pero no correspondida en los afectos. Beethoven mostraba más interés por su hermana que por ella.

A cambio recibía amables desplantes por parte de la bella pero inalcanzable Nanni. Aunque lo cierto es que la familia Del Río le ayudó a sobrepasar con compañía su angustia, sus malos humos y esa guisa de enfermo crónico agravada entonces por gripes, dolencias estomacales, jaquecas continuas y melancolía. Lástima que no cerrara el círculo correspondiendo a Fanny, que lo adoró como muy pocas personas lo hicieron en vida.

Fuente: El País

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí