La flauta mágica, en el Auditorio, domingo 17 / CANCELADO

Publicado: enero 13, 2016 Última Modificación enero 18, 2016 Por: adminmusica

Para festejar los diez años del programa de proyecciones en directo del Metropolitan Opera, el domingo 17 de enero a las 12 del día se proyectará en el Auditorio Nacional en HD la ópera de Mozart, La flauta mágica, una de sus obras maestras. Se trata de la aclamada producción de Julie Taynor llena de humor e imaginación, presentada en una versión abreviada en inglés, dirigida por el maestro James Levine. Un reparto de primera dan brillo a este – para muchos – irresistible cuento de hadas: Nathan Gunn es Papageno, Ying Huang, Pamina; Matthew Polenzani es Tamino, Erika Miklova la Reina de la Noche y René Pape es Zarastro.

Estrenada en 1791 en Viena, Mozart alcanzó un éxito colosal y no tanto en los círculos selectos, destinatarios hasta entonces de la mayor parte de las obras que había escrito sino – gracias al enérgico “duende” del teatro Emanuel Schikaneder – sobre todo ‘entre el pueblo’. A pesar de los múltiples elementos que evidentemente se basan en los rituales y las ideas de los masones (el propio Mozart pertenecía a una logia vienesa), el mensaje y la trama de La flauta mágica están tan por encima de las creencias e ideologías que el concepto de la validez universal resulta excepcionalmente adecuado. Desde el punto de vista musical, La flauta… es una de las mayores recopilaciones de melodías famosas: La serie se abre con “Yo soy el pajarero”, seguida sin interrupción por “Este retrato es encantadoramente bello” de Tamino; “Una jovencita, una mujercita,” de Papageno, las arias de Sarastro, las endemoniadamente difíciles coloraturas de la Reina de la Noche (No tiembles, y La venganza del infierno), además del dueto de Pamina-Papageno “A los hombres que sienten el amor”, “Tengo el presentimiento de que está perdido”, de Pamina; y sin olvidar intervenciones tan deliciosas como el balbuceante dueto de los enamorados pajarero y su Papagena – son pocos los títulos de esta ópera que no se hayan hecho populares de una u otra manera.

Jesús Trujillo Sevilla, en su Breve historia de la ópera, señala: “Con este providencial monumento a la alegría y la emoción, con este conmovedor alegato a favor de la bondad y el conocimiento, Mozart entregó a futuras civilizaciones la llave para comprender algunos de los más simples y a un tiempo profundos misterios de la antigua raza humana”.

Fuentes: van den Hoogen, Eckhardt, El ABC de la ópera, México, Taurus, 2011; Trujillo Sevilla, Jesús, Breve historia de la ópera, Madrid, Alianza Editorial, 2007.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí