L’arbre des songes. Concierto para violin y orquesta – Henri Dutilleux (1916 – 2013)

Publicado: septiembre 8, 2016 Última Modificación septiembre 8, 2016 Por: adminmusica



Renaud Capuçon, violin
Orquesta Nacional del Capitolio de Toulouse, dirige Tugan Sokhiev

La reducida pero importante producción de Henri Dutilleux demuestra una destacada originalidad en tanto forma y técnica. L’arbre des songes (El árbol de los sueños), concierto para violín completado en 1985, es la culminación de sus experimentos para unificar obras de gran escala. El proceso de unificación se presenta en dos niveles interrelacionados: forma y desarrollo temático.

En sus notas de composición, Dutilleux explica que la convención de dividir una obra en movimientos separados por pausas tiene el efecto de cancelar el poder de encantamiento de la música. En su obra Tout un monde lointain de 1970, Dutilleix súbitamente delimitó los cinco movimientos conectados por breves momentos de reposo. Esta idea se modificó en su cuarteto de cuerdas Ainsi la Nuit de 1976, que está configurado en siete partes separadas por secciones cortas que el compositor llamó “paréntesis”, cuya función era transitar hacia ideas nuevas o bien fungir como meditaciones de lo precedente. En L’arbre des songes, Dutilleux otorga importancia a tres secciones de paréntesis – identificadas como interludios– como puntos de demarcación de los cuatro movimientos “reales”.

Dutilleux estaba fascinado con el llamado equilibrio orgánico, obtenido en música cuando una serie de variaciones siguen a un tema para después volver a él. Debe señalarse que la segunda instancia del tema no es una réplica literal de la idea inicial. La diferencia entre el tema y su reaparición se define por las transformaciones intercaladas. Este principio influenció la manera en que Dutilleux presentaba y desarrollaba material temático. Rara vez proponía una idea inicial fija que se desarrollara en lo subsecuente. En cambio, intencionalmente hacía borrosa la distinción entre un tema y sus transformaciones, así que el escucha solo puede identificar el contorno de una idea mientra emerge gradualmente a lo largo de la obra. El efecto es análogo a la experiencia de escuchar una serie de variaciones sin conocer el tema inicial. Dutilleux explicó que este proceso de crecimiento y renovación continua origina la construcción de L’abre: “todo en la pieza crece como un árbol, la constante multiplicación y renovación de sus ramas es la esencia lírica de un árbol. Esta imagen simbólica así como la noción de un ciclo vital inspiró la elección del título de la pieza.”

Fuente: Robert Adelson para allmusic.com

No se pierda la interpretación de esta magnifica obra de Henri Dutilleux el próximo 9 y 11 de septiembre con la Orquesta Sinfónica Nacional. Para mayor información, consulte cartelera.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí