Las cartas de Frida

Publicado: noviembre 28, 2013 Última Modificación noviembre 27, 2013 Por: adminmusica

La revista inglesa Opera que cubre la actividad mundial en este género, reseña en su número más reciente dos puestas en escena mexicanas. Escribe Ingrid Haas:

Frida Kahlo es una las personalidades más enigmáticas e interesantes de la cultura mexicana y no debe sorprender que la compositora mexicana Marcela Rodríguez se haya inspirado a escribir una ópera sobre de ella. Las cartas de Frida, estrenada en mayo pasado en el teatro Sor Juana Inés de la Cruz, del Centro Cultural Universitario. Se presentó siete veces con localidades agotadas. Se denominó como “ópera de toilettes” debido a que varias de las cartas en las que se basa en libreto fueron halladas en el baño de la casa de la Kahlo.
Todo sucede en el baño. Frida es el único rol cantante; hay también un actor que encarna a un diablo de papel, de pie junto a la tina, y dos bailarines que representan los dos monos y los dos loros que figuran frecuentemente en sus pinturas. Toda la escenografía está hecha de papel – como sus cartas que se proyectan en una pantalla conforme Frida las canta, en una larga serie de recitativos. La primera carta que escuchamos, fechada el 20 de octubre de 1925, es la que Frida escribió después de sufrir el accidente en un autobús que la dejó paralizada. Canta de los ideales comunistas de Diego Rivera mientras que gira alrededor del cuarto de baño en su silla de ruedas, empujada por dos monos; canta de su salud, sus viajes a París, el suicidio de Dorothy Hale (que inspiró uno de sus cuadros) y su obra, Las dos Fridas. Al final, el diablo de papel destruye la cortina de papel detrás de la tina y Frida muere, aplastada por sus memorias.

La orquesta de cámara integrada por 9 músicos fue dirigida por Christian Gohmer. La música se basa en corridos y rancheras tradicionales, la partitura es ilustrativa y se mezcla con el texto para resaltar las emociones que Frida describía en sus cartas. La soprano Cristina Pereda interpretó bien el papel principal, con muy clara dicción, y la puesta en escena de Jesusa Rodríguez y Clarissa Malheiros, contribuyeron a humanizar al personaje. Nos permitió una mirada cercana a Frida, la persona, sin perder de vista a Frida, la artista.

En el Teatro de las Artes, el Cenart presentó La medium, de Gian Carlo Menotti, un cambio refrescante en contraste con las mismas diez y pico de óperas que el Teatro de Bellas Artes presenta año tras año. La producción de Roberto Fiesco y Julián Hernández narró la historia espléndidamente, acumulando la tensión hasta la escena final. Hubo poca utilería y cero paredes en el escenario pero el ambiente creado fue muy claustrofóbico. El primero de junio, la interpretación de Amelia Serra como Madame Flora fue un tour de force, su voz de mezzo oscura combinó bellamente con la soprano Adriana Valdés en el papel de su hija Mónica. Los Gobineau estuvieron muy bien cantados por Graciela Morales Escalante y Vladimir Rueda y Frida Portillo le sacó máximo partido al papel de la señora Nolan, cantando con un tono cremoso y una clara dicción en inglés. Nuevamente, Gohmer fue el director quien prestó gran atención a la teatralidad de la obra; el ensamble Tempus Fugit le respondió brillantemente, dando vida a esta obra intensa.

Fuente: Ingrid Haas, en Opera, noviembre 2013.


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí