Las más grandes sopranos

Mayo 11, 2015 10:25 pm

Elegir las diez mejores sopranos de la historia es una tarea imposible. ¿Prefiere a la vieja escuela con divas como Nellie Melba o Kirsten Flagstad o las superestrellas de hoy – Angela Gheorghiu, Anna Netrebko y Renée Fleming? ¿Voces puras y perfectas para música antigua como Emma Kirkby o los vocerrones wagnerianos? El sitio británico Sinfini Music publicó esta lista. ¿Qué le parece?

1. María Callas

“La reina de La Scala”, “La Divina”, “La Biblia de la ópera” ¿quién si no María Callas? A la Callas se le admiró en dos facetas –como artista y como mujer, pero para el público fue la mezcla embriagadora de las dos que la convertiría en leyenda. Su repertorio se extendía desde el bel canto de Donizetti hasta Wagner. Tosca, sin embargo, será siempre recordado como su mejor papel. Su apasionada declaración “Vissi d’arte, vissi d’amore” (“he vivido para el arte, he vivido para el amor”) es un fiel reflejo de su filosofía de vida.

2. Joan Sutherland

Cuando Pavarotti te llama “la voz del siglo”, sabes que eres especial. Sutherland , tal vez la mejor soprano coloratura de todos los tiempos, fue celebrada por su extraordinaria variedad, agilidad y tono plateado. Un encuentro fortuito con “un joven pianista de Bondi” le cambió la vida; Richard Bonynge se convirtió en su esposo y mentor musical, la alejó de Wagner para acercarla al repertorio de bel canto. Sutherland encontró su nicho en las heroínas de Donizetti y Bellini –Lucia, Norma, Amina– aunque su favorita era María en La fille du régiment.

3. Montserrat Caballé

En abril de 1965 la mezzo norteamericana Marilyn Horne actuó en Lucrezia Borgia de Donizetti en el Carnegie Hall. En mayo, su reemplazo de último momento se convirtió en una estrella. El fulgurante éxito de Montserrat Caballé, con una carrera que registra 99 actuaciones en el Metropolitan Opera de Nueva York, fue impulsado por su increíble técnica. Capaz de enormes hazañas en cuanto a control de la respiración y pianissimos extremos, rápidamente se estableció como figura prominente en el renacimiento del bel canto. Caballé cantó a los grandes protagónicos de Verdi, Donizetti y Bellini.

4. Kiri Te Kanawa

Una voz de inusual calidez y suavidad desde Nueva Zelanda. Sir Colin Davis recuerda una audición temprana, “no podía creer mis oídos, era una voz tan increíblemente hermosa. Era una voz hecha para papeles nobles, sensuales – Strauss: Marschallin, Elisabeth deValois, Anna Bolena. Su gran oportunidad llegó como la Condesa de Almaviva en Las bodas de Fígaro en Covent Garden, pero más dramático fue su debut en el Met –entra a cantar de suplente su primera Desdémona ¡con una antelación tres horas!

5. Lucia Popp

El canto era tan sólo la tercera carrera de la soprano austriaco-eslovaca Lucia Popp, quien coqueteó con la medicina y el teatro antes de instalarse en la música. Su voz dorada sufrió una metamorfosis similar, que maduró desde una mezzo estudiante a una soprano coloratura joven, antes de desarrollar una calidad lírica, más apta para Wagner, así como Mozart – eventualmente Eva de Die Meistersinger von Nürnberg se convertiría en uno de sus papeles más acertados. Popp, una chica bonita y de buen carácter, fue cualquier cosa menos una diva clásica y esta misma dulzura se impregna en sus muchas grabaciones, que incluyen lieder, así como roles operísticos clásicos.

6. Renée Fleming

“En mi larga vida, he conocido tal vez a dos sopranos con esta calidad vocal”. ¿Pero quiénes eran las sopranos estrellas de Sir Georg Solti? Renata Tebaldi y Renée Fleming. Ganar las audiciones de Ópera Metropolitana de NY fue un punto de inflexión para Fleming. Desde entonces esta soprano lírica, fue la diva predilecta del Met y su repertorio es ampliamente variado, canta Strauss, Verdi y Mozart, así como música contemporánea.

7. Victoria de los Ángeles

Victoria de los Ángeles fue la paradoja más encantadora de la ópera. Después de ganar uno de los concursos principales de canto, la soprano de 24 años de edad recibió una llamada telefónica de La Scala para ir inmediatamente a hacer una audición. Ella declinó porque había prometido ir directamente a casa a sus padres. Sin embargo, eso no descarriló su carrera y la soprano hizo su debut en el Met, Covent Garden y La Scala en una sola y triunfal temporada. Puccini, Debussy, Wagner, De los Ángeles cantó todo, pero siempre fue más feliz en los escenarios de las salas de concierto.

8. Jessye Norman

Con una personalidad que coincide con su poderosa voz, Jessye Norman es una figura inamovible entre las leyendas de la ópera. La soprano afroamericana combina energía pura con una riqueza y profundidad de tono ideal para la heroínas de Wagner –Isolde, Elisabeth, Kundry, Sieglinde, canciones de Strauss, así como Dido de Purcell y Alceste de Gluck. Norman fue también la primera cantante en aparecer en el Met en la producción de Erwartung de Schoenberg. Lamentablemente la carrera de Norman (lanzada con un triunfo en el Concurso de Munich en 1968) han sido eclipsada en tiempos recientes por un largo caso de difamación –un triste post-scriptum para la carrera de una artista monumental.

9. Anna Netrebko

Anna Netrebko se convirtió en la primera soprano en aparecer en la lista Time 100 de la revista Time en 2007. Su historia es un cuento de hadas musical, de la limpieza de suelos en el teatro Mariinsky a debutar triunfalmente a la edad de 22 años. Su surgimiento con Donna Anna en el Festival de Salzburgo en 2002 condujo a los contratos en La Scala, Covent Garden y Carnegie Hall. Netrebko, una soprano lírica, de buena presencia y capacidades histriónicas es ideal para papeles de gran ópera –Mimí, Violetta, Juliette. En 2013 hizo historia como la primera soprano en encabezar tres galas de estreno consecutivas en el Metropolitan Opera –Anna Bolena, L’elisir d ‘ amore y Eugene Onegin.

10. Gundula Janowitz

Una protegida de Herbert von Karajan, Gundula Janowitz es quizá la mejor intérprete mozartiana de todos los tiempos. Su voz lírica tenía una pureza inusual y una claridad que compensa cualquier debilidad de proyección, lo que le permitió cantar Sieglinde y Elsa, así como los papeles más ligeros como Pamina y Marzelline. Las grabaciones de La flauta mágica con Klemperer y de las Cuatro últimas canciones de Strauss con Karajan siguen siendo sus grandes éxitos.

¿Quiénes faltaron en la lista?

Quizá Kirsten Flagstad, Mirella Freni, Leontyne Price, Nina Stemme, Renata Tebaldi, Birgit Nilsson, Elly Ameling, Kathleen Battle, Angela Gheorghiu, Karita Mattila. ¡Qué difícil!

Fuente: Sinfini Music

Comentarios