Los conciertos para piano de Tchaikovsky

Publicado: diciembre 23, 2016 Última Modificación diciembre 23, 2016 Por: adminmusica

Dentro de las casi cien obras que Piotr Ilich Chaikovski (1840-1893) escribió a lo largo de su vida, destacan de modo particular sus tres conciertos para piano y orquesta. El primero, opus 23, es sin duda una de sus más famosas composiciones, y basta escuchar los primeros acordes para reconocerlo de inmediato. Originalmente este poderoso concierto estaba dedicado al compositor y pianista Nikolai Rubinstein, pero ante el menosprecio expresado por este al estudiar la obra, Chaikovski decidió entregarlo al legendario director de orquesta y pianista Hans von Bülow para su estreno, el cual se llevó a cabo con clamoroso éxito en Boston en 1875. Chaikovski volvió a revisar y hacer pequeñas modificaciones a esta obra en 1879 y, finalmente, en 1888. Esta última versión fue la definitiva y es la que actualmente se interpreta en todo el mundo.

 

Piotr Ilich Tchaikovsky: Concierto para piano No. 1 / Denis Matsuev (piano) y la Mariinsky Orchestra, dirige Valery Gergiev

 

Ante el arrollador éxito del Concierto para piano No. 1, Rubinstein se retractó de su opinión inicial y se convirtió en un gran promotor y defensor de esta obra. Más aún, pidió a Chaikovski que le permitiera tocar el siguiente, que el compositor había empezado a trabajar en 1879. Halagado, Chaikovski decidió dedicarle su Concierto para piano No. 2, op. 44. Sin embargo, Rubinstein nunca pudo interpretarlo, pues murió a principios de 1881. Finalmente, el concierto fue estrenado a finales de ese mismo año en Nueva York, con la pianista inglesa Madeline Schiller como solista.

 

Piotr Ilich Tchaikovsky: Concierto para piano No. 2 / Denis Matsuev (piano) y la Mariinsky Orchestra, dirige Valery Gergiev

 

En 1888, Chaikovski estrenó su Sinfonía No. 5 e inmediatamente empezó la composición de una sexta. Sin embargo, mas tarde decidió hacer a un lado lo que llevaba escrito y comenzar desde cero la que sería su Sinfonía No. 6, “Patética”. Utilizó el material desechado que ya tenía compuesto para estructurar un tercer concierto para piano, el op. 75, del que solamente pudo completar el primer movimiento, Allegro brillante. Chaikovski murió en 1893, y este Concierto en un movimiento fue estrenado de manera póstuma en 1894. Tres años después, el compositor Sergei Taneyev, alumno y amigo de Chaikovski, utilizó otros fragmentos de esa “sexta” sinfonía inconclusa para estructurar los dos últimos movimientos, Andante y Finale, del Concierto para piano No. 3, que publicó como el opus póstumo 79.

 

Piotr Ilich Tchaikovsky: Concierto para piano No. 3 / Denis Matsuev (piano) y la Mariinsky Orchestra, dirige Valery Gergiev

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí