Los cuentos de Hoffman: introducción

enero 25, 2015

por Ricardo Rondón

Jacques Offenbach (1819-1880) fue el creador y máximo exponente de la Opera-Bouffe que combinaba elementos de la ópera italiana y el vodevil francés populares en el s. XVIII. También servía para satirizar los excesos del segundo Imperio y a veces el cuchillo de Offenbach llevaba un filo que cortaba profundamente a figuras que comparadas con los dioses del Olimpo eran fáciles de reconocer en la política de esa época. Los cuentos de Hoffmann es su única ópera seria y está basada en las historias de E.T.A. Hoffmann (1776-1822), célebre escritor alemán. La Ópera Cómica de París la estrenó en 1881 El compositor murió antes de terminarla pero muchos han metido su cuchara para dejar una edición “auténtica”, objetivo imposible pero sentimos que los logros de Michael Kaye son los más serios y desde luego los más completos. Hay dos grabaciones de este importante trabajo.

Argumento.- Después de varios acordes la acción abre el relato en el Prólogo, en la taberna de Luther en Nurenberg durante el s. XIX. El canciller Lindorf tiene celos del poeta Hoffmann porque ha recibido una misiva de Strella, una actriz que él busca poseer. Los estudiantes brindan y aparece Hoffmann, taciturno y perturbado. Empieza a beber y complace a sus compañeros con la leyenda del jorobado Kleinzach. Declara que jamás volverá a amar y procede a narrarles tres episodios trágicos de su vida.

El primero involucra a Olympia. Spalanzani, un científico, con la ayuda de Coppelius, ha construido una muñeca mecánica llamada Olympia, de aspecto casi humano. A distancia Hoffmann no se da cuenta y se enamora de ella. Coppelius le vede unos anteojos en donde todos los seres mecánicos se tornan humanos. Nicklausse, el compañero de Hoffmann, trata de disuadirlo de esta absurda pasión pero no lo logra. Olympia es presentada en sociedad y canta a los invitados. Quedando a solas, Hoffmann le declara su amor a Olympia pero al tocarle la mano salé girando del salón seguida por el aturdido poeta. Entra Coppelius furioso: Spalanzani ha comprado su parte de la muñeca pagando con un cheque sin fondos. Coppelius destruye a Olympia y Hoffmann se da cuenta que se ha enamorado de una autómata.

Pasando al palacio de Giulietta en Venecia. Hoffmann disfruta los placeres terrenales. Desconoce que la cortesana está bajo la influencia de Dapertutto. Además, tiene como rival a Schlemil. Dapertutto tiene un diamante que le permite conocer el corazón de cualquier mujer. Giulietta quiere el anillo y acepta cambiarlo por el alma de Hoffmann. El poeta pierde su reflejo y desesperado acepta batirse con Schlemil, al cual mata. Giulietta se va en una góndola abrazada por un enano deforme y Hoffmann ha sido derrotado de nuevo.

Pasamos a la casa de Crespel en Munich. Hoffmann ama a Antonia, la hija de Crespel, que tiene prohibido cantar porque este esfuerzo mató a su madre. Antonia tiene tuberculosis pero Hoffmann no sospecha nada; ambos cantan un apasionado dúo de amor. Antonia insiste en cantar cuando escucha la voz de su madre y el esfuerzo le produce la muerte. Todo esto ha sido evocado por el siniestro Dr. Miracle, quien la entrega a su padre que está fuera de sí.

De vuelta en la taberna de Lutero en el Epílogo, Hoffmann ha concluido su relato. Niclausse aclara que las tres mujeres eran la misma-la actriz Stella. Los estudiantes cantan y se retiran dejando a Hoffmann solo, Aparece la Musa que le convence que deje de ser un hombre y sea un poeta. Hoffmann se muestra entregado a la Musa. Stella llega a la taberna y le arroja una flor a Hoffmann mientras que los estudiantes vuelven a cantar su enérgico coro.

La transmisión del Metropolitan Opera será en el Auditoriio Nacional el sábado 31 de enero a las 12:00 hrs. Vittorio Grigolo cantará Hofmann e Ives Abel será el director de la orquesta. Se anunciaba que Hibla Gerzmava cantaría todos los papeles femeninos – como lo especifica Offenbach – pero se le limitó a encarnar a Antonia.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí