Manuel M. Ponce: Ferial

febrero 24, 2017

A pesar de su escenario mexicano y sus alusiones a la música popular, lo que más domina en Ferial es el lenguaje cosmopolita, y especialmente el de influencia impresionista. Este “divertimento sinfónico”, como lo subtituló Ponce ( 1882-1948), fue terminado en julio de 1940 y estrenado en agosto del mismo año por la Orquesta Sinfónica de México bajo la dirección de Carlos Chávez. Para el estreno, el compositor escribió la nota que transcribimos a continuación:

Ferial es lo que se relaciona con las ferias. En innumerables pueblecitos de México se celebra el día del Santo Patrono del lugar con festejos populares que aprovechan los comerciantes para negociar. Al escribir Ferial no me he propuesto otra cosa que conservar en mi música las impresiones – bien sencillas por cierto – de una tarde de feria en un pueblecito cercano a Teotihuacán.

He aquí, en dos palabras, el escenario de esta feria: la plaza indispensable y la iglesia pequeña y pobre, cerca de cuya puerta dos indígenas tañen sus chirimías, acompañándose con un tambor. Todos los vecinos asisten al acto religioso y los acordes del órgano y el rumor de las plegarias alternan con la vieja melodía de las chirimías. Termina el rezo y el pueblo sale de la iglesia. Bailes, juegos de chicos, silbidos, vendedores, organillos de boca, guitarras, cohetes. Una murga mezcla su ritmo vulgar a la canción. Una marcha de tipo primitivo señala la llegada de unos danzantes indígenas. En el final de la obra se mezclan todos los temas conocidos que evocan la alegría del pueblo entero. Las campanas de la iglesia indican la terminación de la fiesta, con fuegos artificiales y entusiasmo general”.

Fuente: Joaquín Gutiérrez Heras, Notas sobre notas, compilación y prólogo de Consuelo Carredano, Sello Bermejo Conaculta, México, 1998.

 

La Orquesta Sinfónica Nacional incluye Ferial, de Manuel M. Ponce, en su programa conmemorativo del 75 aniversario del Seminario de Cultura Mexicana, que también ofrecerá Renacimiento, para violonchelo y orquesta de Samuel Zyman, el Concierto para violonchelo y orquesta de Federico Ibarra y la Sinfonía no. 7, op.92, en la menor, de Beethoven. Dirige Iván López Reynoso, director huésped, con Carlos Prieto, solista en los dos conciertos para chelo.  Viernes 24 (20:00h) y domingo 26 (12:15h) de febrero, Bellas Artes.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí