Maxim Vengerov en México, en junio

abril 22, 2017

Considerado uno de los grandes violinistas no solo de ahora sino de todos los tiempos, Maxim Vengerov ofrecerá un concierto en Bellas Artes el domingo 11 de junio. Los boletos aún no salen a la venta pero está anunciado –  ¡aparte esta fecha!

Anecdotario sobre Maxim Vengerov:

  • Nació hace 42 años en Siberia (1974), en una familia de músicos: su madre cantaba y dirigía y su padre tocaba el oboe en conjuntos orquestales. Vengerov ha declarado que escuchó música aún antes de nacer: “Cuando todavía estaba en el vientre materno escuché a David Oistrakh en uno de sus últimos conciertos en Rusia tocando el concierto de Tchaikovsky”.
  • Fuerza en las manos: A la edad de 5 años, el joven Maxim fue presentado a una famosa maestra de violín. Ella le preguntó: “¿Tienes fuerzas en esas manos?” El niño le  dio un puñetazo en el estómago con toda su fuerza. “Afortunadamente ella estaba de buen humor ese día y me aceptó como alumno”, dice Vengerov.  A la edad de 10 años emprendió su primera gira  de conciertos en el extranjero.
  • Rostropovich, su mentor: El violinista disfrutó de una singular amistad con el gran chelista Rostropovich: “Lo considero como si hubiese sido mi abuelo”, dijo en una entrevista, “amplió mi visión y comprensión de lo que es la música, y me introdujo a la obra de Shostakovich y Prokofiev, abordándola como si aún vivieran y estuviéramos hablando con ellos”.   
  • Rumbo a la fama: En 1990 ganó la Competencia Internacional Carl Flesch en Londres, y sus presentaciones en público – en recitales y como solista de las más prestigiadas orquestas europeas – despertó el ávido interés de las casas disqueras y revistas musicales. El contacto con Rostropovich y Barenboim también contribuyó a su progreso artístico.
  • En Unicef, por la música: En 1997 Vengerov se convirtió en el embajador musical de Unicef y compartió su pasión por la música con niños en Uganda, Kosovo, Tailandia, etc.
  • Multi-talento…y también director de orquesta: Vengerov se ha interesado por tocar diferentes tipos de música, incluyendo  barroca, jazz y rock. En 2007 empezó a dirigir y fue designado director principal de la Orquesta del Festival de Gstaad, Suiza, en 2010.
  • Dedicación a las causas humanitarias: Una extraña aflicción en un brazo alejó a Vengerov de los escenarios durante 4 años. Dedicó su tiempo al trabajo con Unicef y a su familia. En 2007 recibió el Premio Cristal en el Foro Económico Mundial de Davos, Suiza, el cual distingue a quienes han llevado su talento artístico a distintas culturas.
  • La música como un retiro: Vengerov considera que la música es un refugio de la agitada vida contemporánea. “Tiene el poder de sanar porque no solo aprendemos algo sobre música sino sobre nosotros mismos….Necesitamos regresar a nuestras raíces y no debemos cortar el vínculo con ellas”.
  • El retorno al escenario mundial: Desde que regresó al violín en 2011, Vengerov se ha vuelto a presentar como solista de las grandes orquestas como la Filarmónica de Berlín, la Orquesta Sinfónica de Londres, la Orquesta de Chicago, entre otras; con frecuencia figura como solista en la primera parte del programa, y en la segunda como director de orquesta .
  • Recientemente ha sido artista residente en la Universidad de Oxford (2013-2016), con la Philomusica de esa institución: “Me encanta trabajar con esta fantástica orquesta y colaborar con ellos para celebrar el acto de hacer música en esta gran ciudad”.

Fuente: Classicfm.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí