Muere el compositor James Horner

Publicado: julio 4, 2015 Última Modificación julio 4, 2015 Por: adminmusica

Ha muerto en un accidente aéreo James Horner (1953-2015), compositor estadounidense de partituras para cine como Titanic (ganadora del Oscar), Aliens, Avatar, Braveheart, entre otras. Egresado del Royal College of Music de Londres y la Universidad de California, Horner declaró en varias ocasiones que no consideraba que la composición era solo un trabajo: “la música es un arte, y estimo que el cine es casi el medio perfecto para la música seria contemporánea; el compositor actual difícilmente puede encontrar un medio mejor para expresarse”.

En una entrevista publicada por la revista Gramophone en 1998, Horner habló ampliamente sobre el cine y la música para el cine; algunos fragmentos:

“El color orquestal es muy importante en mis partituras. La orquesta de Hollywood tradicional no es la respuesta a todo. Aunque la orquesta convencional es un medio muy poderoso para transmitir emociones a una audiencia, yo busco todo el tiempo colores para aumentar esa emoción, y para evitar el tener que recurrir solo a un oboe para decir algo – puedo encontrar algún instrumento más primitivo como el shakuhashi o una gaita irlandesa que, para mí, pueden reflejar mucho mejor la emoción que yo siento al ver una película. Encuentro que estos colores imprimen una personalidad que impide que la partitura se convierta en una banda sonora genérica”.

“Desde el punto de vista de las empresas disqueras, el mundo de la música contemporánea de concierto se está encogiendo, por lo menos en cuanto al número de conciertos de música actual a las que asiste una persona. Han desaparecido los días en que el público se sentaba en una sala de conciertos a escuchar tres o cuatro obras contemporáneas tediosas. Para mí, la composición para el cine es el siguiente paso lógico. Es evidente que el espacio multimedia es donde radican los intereses actuales y multimedia es una extensión lógica de la ópera, el ballet y la danza. Escribir una partitura para cine exige la misma dedicación y seriedad que escribir una ópera o un oratorio. El único “pero” es que se trabaja bajo las órdenes de un jefe y uno tiene que hacer los cambios caprichosos que se le ocurran. Pero esto siempre ha existido: Haydn, Mozart y Bach tenían que hacer cambios cuando escribían música comisionada por un patrono. Yo también escribo por comisión, para una forma artística contemporánea (el cine) y si el trabajo es bueno, espero que me sea reconocido”.

El CD con la banda sonora de Titanic mantiene el primer lugar en ventas a nivel mundial de una partitura para cine: 27 millones de ejemplares.

Fuentes: Gramophone, The Guardian

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí