No me arrepiento de nada, nunca escribí una nota que no significara algo.

Erik Satie (1866-1925)