François Couperin (1668 – 1733)

julio 20, 2016 10:27 pm
couperin

Les Concerts Royaux: Premier Concert

 

Conocido por sus contemporáneos como el Grande, François Couperin es el más destacado representante de una dinastía de músicos galos cuyos orígenes se remontan al siglo XVI. Es al mismo tiempo, junto a Jean-Philippe Rameau, el más universal de los compositores del Barroco francés.

 

Hijo del organista Charles Couperin, que fue así mismo su primer maestro, François accedió en 1685 al cargo de organista de Saint-Gervais de París, puesto tradicionalmente asignado a miembros de su familia. Su maestría en la interpretación facilitó en 1693 su entrada en la corte como organista de la capilla real de Luis XIV, donde tuvo a su cargo, además, la educación musical del delfín.

 

Clavecinista de la cámara del rey desde 1701, en 1702 recibió el título de caballero de la Orden de Letrán. Los problemas de salud que le aquejaron durante los últimos años de su vida le obligaron a abandonar progresivamente los puestos oficiales para los que había sido nombrado.

 

“Le Tic-Toc-Choc, ou les Maillotins”para clavicembalo

 

Aunque es autor de una valiosa producción vocal de carácter sacro -de la que cabe destacar sus motetes y, sobre todo, sus Leçons de ténèbres (1715)-, Couperin fue ante todo un extraordinario compositor de música instrumental. Sus obras para órgano, clave y distintas agrupaciones camerísticas revelan, por un lado, la asunción de la tradición musical francesa y, por otro, una curiosidad innata reflejada en la influencia de la música italiana, en particular de las sonatas de Arcangelo Corelli.

 

Dos Misas para órgano (1690), los cuatro libros de Piezas para clave -publicados entre 1713 y 1730, e integrados por 230 breves partituras pintorescas y descriptivas, de títulos tan evocadores como Le carillon de Cythère, Le rossignol en amour o Les petits moulins à vent-, y las colecciones Concerts royaux (1715), Les goût réunies (1724) y Les Nations (1726) constituyen sus principales aportaciones en este campo. Se le debe también un tratado, L’art de toucher le clavecin, que ejerció una notable influencia en el músico alemán Johann Sebastian Bach.

 

Fuente: biografíasyvida.com

 

Les Leçons de Ténèbres | Hervé Niquet & Le Concert Spirituel

Comentarios