El infierno está lleno de músicos aficionados.

George Bernard Shaw