Ocasionalmente toco obras de compositores contemporáneos y por dos razones: La primera, para desalentar al compositor para que no escriba más y segundo, para recordarme lo mucho que aprecio a Beethoven.

Jascha Heifetz, célebre violinista (1899-1987).