La instrumentación

Publicado: enero 26, 2018 Última Modificación enero 26, 2018 Por: adminmusica

Entre las técnicas implicadas en la composición musical, la instrumentación no es la menos compleja. Para utilizar bien las posibilidades de los instrumentos, sin subestimarlos ni sobrestimarlos, es necesario poseer una noción exacta de sus timbres, en todos los registros, saber qué es fácil, qué es difícil o imposible para cada uno de ellos, qué tipo de sonidos excepcionales se pueden obtener, qué nueva calidad sonora se puede obtener combinando sus timbres…etcétera. También se impone conocer la factura y técnica de cada tipo de instrumento: cuerdas, alientos, percusiones, eléctricos.

En el vocabulario cotidiano, generalmente se clasifican los instrumentos en cuatro grandes familias que son, de arriba abajo en una partitura:

  • Maderas: familias de flautas (aunque la flauta grande sea actualmente de metal), los oboes, los clarinetes, los fagots y por extensión, los saxofones.
  • Metales: cornos, cornetas,  trompetas, trombones, tubas.
    Instrumentos de teclado y las arpas, que juegan un papel análogo, y los instrumentos de percusión.
  • Cuerdas: violines, violas, violonchelos, contrabajos (conjunto que se agrupa como “el quinteto” ya que siempre hay dos partes distintas para los violines: primeros y segundos.

Fuente: Roland de Candé, Dictionnaire de la musique, París, Seuil, 1997.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí