La trompeta

Enero 24, 2016

La trompeta es un instrumento musical con antecedentes muy lejanos. Fue perfeccionada por el constructor alemán Heinrich Stölzel (1722-1844) al inventar en 1815 un mecanismo de pistones que constituyó una verdadera revolución. Su uso es versátil y el brillo de su sonido enriquece desde el más modesto mariachi hasta el conjunto sinfónico más completo. Su ejecución es tan difícil que los mismos trompetistas la nombran “instrumento del diablo”. Bastan unos cuantos días sin practicarlo y acariciarlo, para que de inmediato se sientan sus consecuencias, perdiendo lo que los trompetistas llaman “perder la embocadura”

Instrumento de viento de metal, cilíndrico, usado para señales, llamadas, etc., desde los tiempos antiguos y que aparece regularmente en la orquesta desde el siglo XVII. La versión moderna (desde el siglo XIX) tiene tres válvulas y todavía es un instrumento en Si bemol (que puede ser convertido en un instrumento transpositor en La) y con un registro desde el Mi debajo del Do central hasta casi tres octavas hacia el agudo; existe también un instrumento no transpositor en Do. La trompeta se utiliza también  en las orquestas de baile como en las sinfónicas y en la banda de metales, y en algunas militares ha reemplazado a la corneta. Se usa ocasionalmente como solista y en música de cámara. La trompeta baja es similar pero en Do, una octava más grave y raramente usada. La llamada trompeta bachiana es una versión aguda, de fines del siglo XIX, construida, a veces, de forma recta, con válvulas y que sirve para ejecutar partes agudas como se escribían en la época de Bach y Handel. Las trompetas de fanfarrias son construidas en varios tamaños para ceremonias, de una forma recta y larga para colgar estandartes y banderas. Antes de la moderna trompeta de válvulas se usaba la trompeta “natural”, sin válvulas ni llaves, que producía una sola serie armónica, como un bugle (cuerno de caza porque se hacía con el cuerno de un búfalo); pero el uso de diferentes instrumentos y de los cambiables tonillos (que alteraban la longitud total del tubo) permitía elegir diferentes series armónicas de acuerdo con lo requerido de la música. En la época de Bach existían trompetistas especializados en lo agudo (clarito) o en lo grave (principale) en tanto que el término tromba era usado, a veces, para las partes medias. Antes de la trompeta de pistones o válvulas, otros ensayos para aumentar el número de notas condujeron a la invención de la trompeta de vara (con una vara igual que el trombón) y la trompeta con llaves, para la cual Haydn escribió su Concierto para trompeta.

Arthur Jacobs, Diccionario de música, Buenos Aires, Editorial Víctor Lerú, SRL, 1958

t

Comentarios

Música Clásica en Línea