LIBROS: Miklós Rózsa: una vida, dos pasiones, por Antonio Piñera

octubre 9, 2015

Para el aficionado al cine hollywoodense de los años cuarenta a ochenta, el nombre de Miklós Rósza.

Para el aficionado al cine hollywoodense de los años cuarenta a ochenta, el nombre de Miklós Rósza (1907-1995) le será conocido pues compuso y contribuyó a la partitura de docenas de películas. Además de ser uno de los más importantes compositores para cine, creó también un amplio repertorio de música para concierto pues tuvo una formación clásica profesional: comenzó a estudiar violín a los 5 años y después la viola y el piano. A la edad de 8 años, el joven Miklós ya componía, y hacía sus primeras actuaciones en público tocando el violín y dirigiendo obras de otros compositores; se matriculó en el Conservatorio de Leipzig, donde destacó de manera especial, acabando sus estudios en 1929 con honores.

Para el autor, Antonio Piñera, este libro “es un homenaje a la música de cine y a los músicos de cine, tan frecuentemente olvidados y menospreciados por la crítica musical, que los pone en un peldaño inferior a la música clásica; y, desgraciadamente, nunca suficientemente valorados como se merecen; poseedores por tanto de una bien merecida valía”. Piñera no solo cubre en minucioso y entusiasta detalle todas las obras de Rósza para cine sino también sus obras de concierto: música de cámara, trabajos para orquesta, obras para solo de instrumento y orquesta – incluyendo una rapsodia para chelo, conciertos para violín, piano, chelo, y viola; obras vocales y para piano solo. Además, aporta un breve pero bien informado y sustancioso panorama de la música para cine y sus principales compositores, desde los “precursores” como Camille Saint-Saëns (El asesinato del duque de Guisa, de 1908) y el ruso Mihail Ippolitov-Ivanov (Stenka Razin, 1918) hasta los contemporáneos de Rósza – igualmente distinguidos – como Franz Waxman, Max Steiner, EricWolfgang Korngold, Dimitri Tiomkin, Nino Rota, Bernard Herrmann y los más recientes John Williams, Ennio Morricone, Alexandre Desplat y muchos más.

Entre las bandas de sonido más famosas de Rósza, que siguen siendo grabadas y ejecutadas en salas de concierto están: El ladrón de Bagdad (1940); Spellbound (1948), de Alfred Hitchcock; Double Idemnity (1944), de Billy Wilder; Doble vida (1948), de George Cukor; Quo Vadis (1950); Julio César (1953); Sed de vivir (1956); Ben-Hur (1959); El Cid (1961); etc. Un complemento importante a este exhaustivo estudio es la discografía de la obra de Rósza.

Miklós Rózsa: una vida, dos pasiones, por Antonio Piñera, España, T&B Editores, 2015.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí