Se pueden citar muchos ejemplos de que las ciudades regidas por las mejores leyes se han ocupado de cuidar la música noble.

Plutarco