¿Por qué escribir para el piccolo?

septiembre 26, 2017

El piccolo o flautín es una pequeña flauta afinada una 8va. por encima de la flauta común que se usa en la orquesta y en la banda militar. El nombre italiano proviene de flauto piccolo, pequeña flauta; también es común el término de ottavino, de octava. Para algunos oídos, el sonido del piccolo es demasiado chillante y molesto y se preguntan ¿por qué escribir para este instrumento?, pero no se atreven a hacer la pregunta abiertamente.

Efectivamente el piccolo puede ser molesto para algunos oídos, especialmente de gente mayor que pueda padecer de escucha disminuida pero el instrumento juega un papel importante en el esquema orquestal.

La respuesta más sencilla es que los compositores siempre están buscando la paleta tonal más amplia posible para expresar sus ideas musicales. Como un pintor que siempre está mezclando colores para llegar al tono deseado, el compositor busca los colores justos para llegar al tono deseado para enriquecer sus melodías y armonías. El piccolo amplía el rango de un conjunto al tocar una octava arriba de la flauta tradicional, lo cual le ofrece al compositor una voz única, brillantemente alta, con la cual trabajar. Compositores como Vincent Persichetti, Karlheinz Stockhausen, Judith Weir, Meyer Kupferman, Franco Donatoni, y hasta Vivaldi (escribiendo para un sopranino, una flauta barroca muy aguda) han destacado al piccolo en obras escritas para este instrumento, quizás comisionadas por los propios instrumentistas.

Dicho esto, es verdad de que el sonido del piccolo solo no se escucha frecuentemente, sin embargo es muy común en obras orquestales como un color tonal adicional, a veces doblando a los violines o flautas. Los compositores señalan que el efecto es agregar brillo al sonido.  Pero generalmente no lo distinguen como solista pues, porque es…francamente molesto.

Fuente: Robert A. Cutietta, Who Knew?, New York, Oxford U. Press, 2016

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí