¿Qué es el “oído absoluto”?

Abril 19, 2017

Ni siquiera con oído absoluto se puede escuchar cómo crece la hierba o cómo tosen las pulgas. Se dice que alguien tiene el oído absoluto cuando es capaz de detectar con exactitud la altura tonal de tonos aislados (oído absoluto pasivo) o incluso entonar un tono cualquiera sin haberlo escuchado previamente (oído absoluto activo). Sólo diez adultos de cada mil aproximadamente poseen esta facultad. También en el reino animal se encuentra el oído absoluto, por ejemplo en pájaros cantores, murciélagos, primates y ratas. Hasta ahora no se ha aclarado la cuestión relativa al peso de la formación y los factores genéticos en la adquisición del oído absoluto, y las investigaciones sobre los fundamentos neuronales son en parte contradictorias.

Entre los músicos profesionales, aproximadamente una quinta parte de los mismos – dependiendo  del método de análisis y la nacionalidad – dispone de la facultad del oído absoluto. Pero también la mayoría de los músicos que se declaran “oyentes absolutos” no escuchan con absoluta perfección. La tasa de acierto en la determinación del tono exacto está entre el setenta y el cien por cien, y depende por lo demás del timbre y del registro.

La facultad correspondiente al oído absoluto es el oído relativo, con el cual pueden ordenarse los tonos interpretados según su altura y cantarse series de intervalos. Una cantante con oído relativo puede cantar con facilidad con una voz más aguda o más grave. Para ello se orienta conforme a las distancias entre los tonos, lee por ello relativamente. Por el contrario, si se posee oído absoluto, la cantante tiene que transponer cada uno de los tonos que lee en un intervalo correspondiente hacia arriba o hacia abajo. Los “oyentes relativos” muy capaces, mediante el recuerdo de los tonos de referencia (por ejemplo del diapasón normal), están en condiciones de determinar y reproducir tonos o intervalos – de manera casi igual que los “oyentes absolutos”.

Fuente: A. Kreutziger-Herr y Winfried Bönig, La música clásica: 101 preguntas fundamentales, Madrid, Alianza Editorial, 2010.

Comentarios

Música Clásica en Línea