¿Qué es un oratorio? 2a. parte.

Publicado: marzo 21, 2015 Última Modificación marzo 21, 2015 Por: adminmusica

La Creación, de Haydn, irradia un optimismo esclarecido, y sabe combinar el texto bíblico con la religión mundana y el mito de la redención de la humanidad. Haydn trabaja asimismo con rasgos descriptivos, por ejemplo, con un sombrío do menor en el rudimentario movimiento de la representación del caos, virando en cambio hacia la tonalidad de Re mayor con el surgimiento de la luz. Tres arcángeles exponen el texto bíblico en escuetos recitativos-seccos, y los trozos musicales están numerados como en la ópera de números: se alternan recitativos accompagnatos con arias y coros, estos últimos polifónicos y barrocamente fugados, ad maiorem Dei gloriam.

La disposición general es tripartita (en el Barroco era, en general, bipartita) y trata de la Creación de la tierra y las plantas, de los animales y el hombre, y la vida de la primera pareja en el Paraíso, constituyendo un único canto de gratitud.

La Creación de Haydn tuvo un éxito a escala mundial. Suscitó numerosas fundaciones de coros y favoreció el ulterior cultivo del oratorio (también fuera de la iglesia), Beethoven (Cristo en el Monte de los Olivos, 1800), Spohr y, en especial, Mendelssohn (Paulus, 1836; Elías, 1846) escribieron oratorios para lo cual imitaban sobre todo a Händel. El Paraíso y la Peri (1843) de Schumann elabora un tema legendario profano, pero también en esta obra se oculta el mencionado mito de la redención como en la Leyenda de Santa Isabel de Liszt (1862), cuyo tema se halla notablemente emparentado con el Tannhauser de Wagner.

También en Francia, el oratorio (drame sacré, mystere) siguió gozando de gran predilección en el s.XI: Berlioz (L’Enfance du Christ, 1854), Saint-Saëns, Franck, y otros produjeron obras con todas las conquistas de la orquesta romántica (descripción musical, técnica del leitmotiv).

En el siglo XX no existe una orientación generalizada del oratorio en materia formal o de contenido, pero sí numerosas e interesantes soluciones individuales como por ejemplo Le roi David, (1921) de Honegger; la ópera-oratorio profana, Oedipus Rex de Stravinsky (1927), en francés y latín, con posibilidades de representación escénica; o el oratorio de Schönberg, Die Jacobsleiter (1917-1922), entre otros ejemplos.

Fuente: Ulrich Michels, Atlas de la música, I, Madrid, Alianza Editorial, 1982.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí