En la ópera, el texto debe ser el hijo obediente de la música.

W.A. Mozart