Yehudi Menuhin (1916 – 1999)

julio 22, 2016 3:51 pm
yehudi_menuhin

Desde temprana edad, Yehudi Menuhin, demostró un especial talento para el violín, comenzó a estudiarlo a la edad de cuatro años con Sigmund Anker, su primer maestro. Debutó a los siete años con la Orquesta Sinfónica de San Francisco en la Sinfonía Española de Lalo.

 

En estos primeros años de vida, Menuhin comenzó a elaborar su singular concepción musical y artística. Fue con George Enescu, su maestro en el viejo continente, cuando descubrió que “interpretar equivalía a ser”, tal y como reflejaría más adelante en su diario.

 

“Recuerdo vivamente mi primera lección con Enescu. Mi madre me llevó a su casa y esperamos en el salón, al poco rato apareció el maestro con su violín y comenzó a tocar una partitura de Johann Sebastian Bach. Ahí verdaderamente comenzó mi amor por el violín”, un instrumento musical que abandonaría al final de su vida para dedicarse, con la misma pasión, a la dirección de orquesta.

 

Moto Perpetuo – N. Paganini

 

A lo largo de los años iría desarrollando y madurando sus criterios y valores más característicos, entre los que destacarán la capacidad de trabajo, la autoexigencia, así como una concepción del arte estrechamente interrelacionado con la vida.

 

Le gustaba acompañar y dar a conocer todas las músicas como valor universal. Su fascinación por las distintas culturas lo llevará a tocar tanto con Ravi Shankar como con sus amigos cíngaros, destacando así que la búsqueda de la belleza y compartirla con los demás.

 

Su carrera artística, desarrollada a lo largo de siete décadas, es una de las más espectaculares de nuestro tiempo. Como violinista primero, y posteriormente como director de orquesta, protagonizó, junto a los mejores solistas y formaciones orquestales, importantes convocatorias en los principales escenarios internacionales. Aliando la técnica irreprochable con una comprensión extraordinaria de la música, trabajó un repertorio muy amplio: de los clásicos Bach, Ravel y Beethoven a la música de vanguardia, de la música barroca a las improvisaciones de jazz con Stéphane Grappelli.

 

Concierto para Violín y orquesta  – L.V. Beethoven

 

Menuhin se preocupó, durante toda su vida, por las grandes cuestiones del siglo XX, tanto en lo relativo a la educación como a la defensa de los derechos de las minorías, en numerosas manifestaciones públicas defendió la tolerancia y cooperación entre diferentes pueblos y culturas y nunca dejó de librar batallas por la música, la paz y la convivencia entre los hombres; ante todo, fue un humanista comprometido con la defensa de los derechos humanos. En 1945 intervino en el concierto de inauguración de la ONU, volvió a actuar en Alemania, preconizando la superación de las graves secuelas de la Segunda Guerra Mundial.

 

Su carrera de músico y reconocimiento público, Doctor Honoris Causa por más de 30 Universidades del mundo, entre ellas la Universidad de Córdoba, le sirvieron para emprender, sin tregua, la defensa de los más débiles, lo que le valió numerosas distinciones, entre ellas: Premio Nerhu de la Paz en 1968, Premio Mundial de la Paz en 1979, Embajador de Buena Voluntad de la UNESCO en 1992 y Premio Príncipe de Asturias a la Concordia en 1997, Lord Yehudi Menuhin desde 1993.

 

Fuente: Fundación Yehudi Menuhin

 

  1. S. Bach – Partita III

Comentarios