Napoleón y la música que inspiró

junio 8, 2015

Desde hace siglos, la música siempre ha formado parte de la guerra, en los ejércitos egipcios, griegos, británicos, sajones y sarracenos se utilizaba una gran variedad y mezcla de instrumentos de aliento, tambores y la voz humana. Un especialista inglés en música militar, Jonathan Crook, señala: “La música era vital – primero para propósitos de comandar y controlar con llamados y señales pero también para motivar a los soldados e instigar un espíritu marcial. Y, desde luego, se esperaba que inspirara miedo en los enemigos”.

En particular, la saga napoleónica inspiró a músicos tan diversos como Haydn y Tchaikovski; cinco de esas obras son:

* La Misa “Nelson” de Haydn, de 1798, cuyo título original es “Misa en tiempos de angustia”, refleja el terror del pueblo austriaco ante la marcha victoriosa de Napoleón por Europa. Pero mientras Haydn concluía esta composición y se efectuaba su estreno el 15 de septiembre de 1798, llegaron noticias de la derrota de Napoleón ante Nelson en la Batalla del Nilo, y la misa adquirió un nuevo sobrenombre: “Nelson”.

* Tosca, de Puccini, de 1900. El argumento de la ópera tiene como telón de fondo la campaña italiana de Napoleón en 1800; en el segundo acto, cuando se anuncia la victoria de Napoleón en la Batalla de Marengo, el pintor Mario Cavaradossi, un republicano, no puedo contener su felicidad. En cambio, el barón Scarpia, el jefe de la policía de la familia reinante, que tiene a Mario encarcelado, no puede ocultar su rabia.

* La sinfonía No. 3, “Eroica”, de Beethoven (1804): Cuando Beethoven inició la escritura de su tercera sinfonía “Eroica”, en 1803, tenía la intención de dedicársela a Napoleón, en ese momento el primer Cónsul de Francia, por elección. Pero en noviembre de 1804 Napoleón se declaró emperador y el compositor, enfurecido, borró la dedicatoria.

* Tchaikovski, Obertura 1812 (1880): A pesar de las campanas y cañones, la gran obra orquestal escrita para celebrar la victoria rusa sobre la fallida invasión de Napoleón en Rusia, Tchaikovsky se tomó varias libertades en las citas de música patriótica que incorporó en la partitura: En 1812, La Marsellesa todavía estaba prohibida y el himno “Dios salve al zar” aún no había sido escrito.

* Beethoven, La victoria de Wellington, de 1813: El 21 de junio de 1813, los ejércitos de España, Portugal y el de Gran Bretaña bajo el comando de Wellington derrotaron al ejército francés de José Bonaparte, hermano de Napoleón, en Vitoria, España. Beethoven celebró el triunfo creando esta pieza orquestal que dura 15 minutos y está dedicada a Jorge, el príncipe regente británico.

Fuente: bbcmusic


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí