Passacaglia, Op. 1 de ANTON WEBERN (1883-1945)

Publicado: agosto 17, 2017 Última Modificación agosto 17, 2017 Por: adminmusica

Obra maestra de juventud

 

Orquesta Sinfónica de Colonia, dirige Jukka-Pekka Saraste

 

El hecho de que el compositor e investigador mexicano Julio Estrada (1943) se refiera a Anton Webern llamándolo Anton Breven no es una simple ocurrencia divertida. En efecto, Webern fue un compositor de una brevedad asombrosa, y su producción musical forma un catálogo en el que se encuentran obras de una economía y una austeridad incomparables.

 

¿Qué tan breve es la música de Webern?

Muy breve: las 31 obras a las que el compositor puso número de opus, más algunas transcripciones que realizó a partir de músicas ajenas, hoy pueden ser escuchadas en un álbum de tres discos compactos. Nacido en Viena, Webern estudió musicología en la universidad de su ciudad natal y se especializó en el estudio de la música antigua, particularmente la del compositor flamenco Heinrich Isaac (1450-1517), sobre quien realizó su tesis. Años más tarde, Webern admitiría que algunos de los procedimientos de composición de Isaac y sus contemporáneos habían influido directamente en su propia música. Hacia 1904, Webern fue alumno de Arnold Schoenberg (1874-1951), figura fundamental de la música del siglo XX gracias a su teoría y práctica sobre la música dodecafónica. Webern se convirtió, junto con su colega y amigo Alban Berg (1885- 1935) en el alumno más importante de Schoenberg; de hecho, Webern y Berg fueron los únicos discípulos de Schoenberg que añadieron elementos significativos a las  teorías de su maestro.

 

Aunque nacido de la nobleza (su nombre real era Anton von Webern), el compositor vienés tuvo que trabajar duro para ganarse la vida, y en 1908 inició una exitosa carrera como director de orquesta, que habría de durar hasta 1934, año en el que debió retirarse por razones de orden político derivadas del ascenso del nazismo. Desde ese momento y hasta su muerte, Webern se ganó la vida dando algunas clases y trabajando para la casa editora Universal Edition de Viena. En 1908, cuando iniciaba su carrera en el podio, Webern compuso su primera obra importante, la Passacaglia, Op. 1 para orquesta. Aún marcada por la tradición romántica, esta formidable obra de Webern muestra ya algunos de los elementos que el compositor habría de desarrollar en busca de una economía de medios total y categórica; el desarrollo de estas ideas tuvo un primer momento de culminación en las Seis piezas para orquesta, Op. 6, de 1909.

 

La passacaglia es una forma musical instrumental que tuvo su origen en Italia como pieza de baile. Se trata, en términos muy sencillos, de una forma en la que un tema establecido al inicio de la composición se repite continuamente, por lo general, en la línea del bajo. Por encima de esta repetición constante del tema, las voces instrumentales superiores presentan una serie de variaciones sobre ese tema. La passacaglia se parece mucho a la forma conocida como chacona, y hasta nuestros días se discute acaloradamente en los círculos musicológicos si se trata de dos formas distintas o son exactamente lo mismo. En todo caso, tanto la passacaglia como la chacona son ejemplos importantes de lo que en música se conoce como formas de variación continua.

 

Para su Passacaglia, Op. 1, Webern propone un tema sencillo y claro, que es sometido a 23 variaciones sucesivas. Escrita para una orquesta de grandes proporciones, la Passacaglia de Webern muestra claramente algunas influencias de importantes figuras de la música germana: Johannes Brahms (1833-1897), Richard Wagner (1813-1883), Richard Strauss (1864-1949), Max Reger (1873-1916) y su maestro, Arnold Schoenberg. Aún marcada por la tradición romántica, esta formidable obra de Webern muestra ya algunos de los elementos de lenguaje y estilo que el compositor habría de desarrollar en busca de una categórica economía de medios. A pesar de que esta Passacaglia (como casi toda la música de Webern) pudiera ser percibida inicialmente como música hermética e ininteligible, lo cierto es que la maestría del compositor permite aplicar claramente a la obra estas palabras suyas, que son como una declaración de principios estéticos:

 

El primer principio para la presentación de una idea musical es la comprensibilidad.

 

Y a pesar de que Webern intentó siempre ser diáfano e inteligible en su música, nunca logró que sus composiciones fueran entendidas o apreciadas, debido a que su lenguaje, como el de su maestro Schoenberg y el de su colega Alban Berg, representaba una ruptura violenta y total con los principios heredados del alto romanticismo alemán. El propio Webern se encargó de dirigir el estreno de su Passacaglia, Op. 1, en Viena, el 4 de noviembre de 1908. Más tarde, entre 1918 y 1919, el compositor realizó una transcripción de la obra, para dos pianos a seis manos, que se estrenó en un concierto privado en la sala pequeña de la Musikverein de Viena, el 2 de febrero de 1919. Los pianistas fueron Eduard Steuermann, Paul Amadeus Pisk y Ernst Bachrich. Censurado y reprimido por el régimen nazi, incomprendido por el público y por los músicos, Anton Webern pasó los años de la Segunda Guerra Mundial en el pequeño pueblo de Mölding, cerca de Viena, y más tarde se mudó a Mittersill, cerca de Salzburgo. La noche del 13 de septiembre de 1945, Webern olvidó las rígidas reglas del toque de queda y salió de su casa. En la calle, fue muerto a tiros por un centinela de las fuerzas de ocupación de los Estados Unidos, el cocinero militar Raymond Norwood Bell.

Tiempo después, el soldado fue informado de la identidad de su víctima, y aunque la música le importaba muy poco, se dice que sufrió de una aguda culpa por el resto de su vida y murió a mediados de la década de 1960, en una institución para enfermos.

Fuente: Juan Arturo Brennan para la Orquesta Sinfónica de Minería


La Passacaglia Op. 1 de Anton Webern será interpretada por la Orquesta Sinfónica de Minería el próximo 20 y 21 de agosto de 2017. Para mayor información, consulte cartelera.  

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí