Pescadores de perlas, de Bizet, en el Auditorio

Publicado: enero 18, 2016 Última Modificación enero 18, 2016 Por: adminmusica

Hacía cien años que el Metropolitan Opera de Nueva York no presentaba esta ópera pero tuvo el acierto de contratar la producción de 2010 del English National Opera (ENO) de Londres, y contar con un elenco brillante: el tenor Matthew Polenzani como Nadir, la soprano coloratura Diana Damrau como Leila y el barítono Marius Kwiecien como Zurga.

Bizet tenía 25 años cuando el Théatre Lyrique de París le ofreció el libreto de Pescadores de perlas, un argumento mínimamente interesante situado en la exótica isla de Ceilán (hoy Sri Lanka) en una época remota. Nunca tuvo el éxito deseado y se fue quedando casi en el olvido especialmente después del estreno de Carmen, la creación cumbre de Bizet.

Afortunadamente, en 2010 el diseño de la producción de la ENO fue encargado a la directora y cineasta inglesa Penny Woolcock quien – para empezar – al abrir el telón convirtió el escenario en un gran espacio submarino, misterioso, en el cual nadan tres pescadores de perlas.  También decidió despojar a la obra del falso y trasnochado orientalismo y actualizar la acción, sin deseos intencionados de provocación como pretenden muchas actualizaciones en los escenarios operísticos. Si, además, el director musical es Gianandrea Noseda, y la gran orquesta y coros son los del Met, el público no pudo más que salir ampliamente satisfecho.

Matthew Polenzani interpretó de manera superlativa el papel de Nadir, creíble y emotivo. Diana Damrau aportó a su papel de Leila su brillante y ágil coloratura, un sonido radiante y una presencia carismática. Por su deslumbrante musicalidad, se le perdona su actuación un tanto histriónica. El señor Kwiecien fue un Zurga ideal: cantó con un sonido lírico rico, confiado, intenso y desplegando una gran autoridad.

Son conocidos el dueto de Zurga y Nadir Au fond du temple saint (Al fondo de un templo sagrado), el monólogo de Nadir que escucha Leila, Je crois entendre encore (Creo escuchar todavía) y la conmovedora cavatina de Comme autrefois dans la Nuit sombre (Como en otros tiempos en la oscura noche); gracias al reparto estelar fueron interpretados brillantemente. El director Noseda dirigió esta desigual partitura – pero que contiene muy bellos pasajes – como si la obra total mereciera su mejor esfuerzo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí