Prodiga magia Rossini en El Conde Ory

Publicado: agosto 30, 2013 Última Modificación agosto 29, 2013 Por: adminmusica

por Ricardo Rondón

Llegó el momento esperado por los rossinianos (entre los cuales nos encontramos) de asistir a la representación de El Conde Ory en la Sala Covarrubias. La primera función contó con una excelente asistencia y el público estaba encantado de conocer esta pieza que raras vez se monta por las dificultades vocales y técnicas que representa. No solo fue un éxito merecido de todos los responsables de la función sino un descubrimiento de varios talentos de los cuales hablaremos más adelante porque deseamos entrevistarlos para nuestros lectores. El Conde Ory incorpora mucha música de Il Viaggio a Reims de Rossini y sin llegar a ser un refrito, logra confeccionar un nuevo manjar musical. Las melodías y las oportunidades de lucimiento son amplias y brillantes. Como suele ocurrir en Rossini, los retos vocales son a veces sobrehumanos, especialmente para el tenor que encarna a Ory. Pero, ante todo, Ory es trabajo en equipo y el grupo asignado comprendió esto gracias a una dirección escénica notable de Cesar Piña que movió la acción con brío y volatilidad. La escenografía funcional y bonita y la iluminación también son obra de Piña y da gusto encontrar a un nuevo talento que respeta las óperas y les da un toque suyo que es válido y bienvenido; la producción es vistosa, amable, funcional y divertida. Nada fue exagerado y jamás se recurrió a la ramplonería. El director de orquesta, Iván López Reynoso, fue un hallazgo y seguramente está pisando la alfombra de una gran carrera. Los melómanos de México sabemos que hacen falta director jóvenes, no promesas que rebasan los 40 años, y López Reynoso sin lugar a dudas conoce su oficio. Sus ritmos, balance, tiempos y entusiasmo inundaron la gloriosa partitura de Rossini dejando una huella definitiva. Pronto lo entrevistaremos para nuestros lectores. Es un músico joven de enorme talento y no tenemos muchos en México. Contó con la excelente participación de la Orquesta Juvenil Universitaria Eduardo Mata de la UNAM, que tocó con absoluto profesionalismo y obvio gusto por la oportunidad de saborear este banquete musical. Los múltiples solo estuvieron en excelentes manos y el balance entre foso y el escenario resultó óptimo. El coro Harmonnía dirigido por David Arontes cantó y actuó con resultados ideales aportando riqueza sonora a las grandes escenas. Los retos vocales y técnicos de El Conde Ory a ratos son estratosféricos y pocos tenores tienen las agallas para enfrentarlo. Edgar Villalva merece nuestro reconocimiento por el solo hecho de cantar el papel como está escrito, tocando los agudos sin esquivarlos y con buen comportamiento escénico. La voz es ligera pero corre adecuadamente, al menos en una sala como la Covarrubias. La soprano Anabel de la Mora (Condesa Adele) se fue de menos a más y su timbre de soprano ligero cada vez estaba mejor apoyado. Tiene talento evidente para proyectar comicidad y lo hizo con soltura. Su voz sonó cautivadora en los dúos con la mezzo-soprano Andrea Cortés, que encarno a Ragonde con simpática personalidad y una voz que creció notablemente en el segundo acto. Alejandra Sandoval cantó el Paje Isolier con buenos resultados aunque a ratos exceso de entusiasmo. Preferimos esto a la indiferencia y ella tiene obvio gusto por la proyección escénica. Josué Carón fue el mejor cantante del grupo. Cantó Raimbaud, amigo y compañero de andanzas de Ory. Su voz es definitivamente de barítono, de buen tamaño y color y proyecta muy bien en el registro alto. Tiene que controlar su media voz para resultados más parejos pero no hay duda de que aquí hay talento
y un factor decisivo, juventud. El diseño de vestuario de Maria Luisa Serrato de Chávez es apropiado y divertido y contribuye a darle un buen efecto visual a la producción. Es una oportunidad para escuchar en vivo una de las creaciones más atractivas de Rossini, y por ello recomendamos no perderse alguna de las funciones restantes. Disfrutará de una experiencia feliz.


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí