Rajmaninov: Concierto para piano no. 2

Octubre 29, 2016 10:50 am

El segundo concierto para piano de Serguéi Rajmaninov (1873-1943) es uno de los conciertos más conocidos, grabados, y programados por orquestas sinfónicas de todo el mundo. Una parte de su popularidad se debe a que sirvió de música de fondo en innumerables películas de los años cuarenta y cincuenta, desde dramas románticos hasta comedias con Marilyn Monroe (Comezón del séptimo año).

El destacado pianista británico, Stephen Hough, aclamado recientemente en México dentro el ciclo de pianistas del Cenart, Blanco y Negro, ha escrito las reflexiones siguientes sobre el lugar muy particular que ocupa esta obra entre los grandes conciertos para piano:

“Este es un concierto que nunca se ha recortado ni se ha considerado factible hacerlo. Nadie le ha metido mano, ni se le han hecho ajustes. Sería impensable porque existe una perfección en su forma. Fluye; y tiene ese sentido de inevitabilidad conforme avanza la música. También debe mencionarse que las melodías son deslumbrantes, principalmente por la armonía. La armonía de Rajmáninov – su cromatismo, la forma en que utiliza las voces internas – es original. Sus armonías tienen ese movimiento interno, esa ondulación por debajo de la melodía que imbuye a la melodía su gran fuerza.

“Aunque Rajmáninov escribió música más moderna como las Danzas sinfónicas y la Rapsodia sobre un tema de Paganini, en el fondo el Concierto no.2 refleja una estética del siglo XIX. Es parte del pensamiento y visión del mundo de la Rusia pre-revolucionaria. No se disimula el aire aristocrático. En los años sesenta y setenta del siglo pasado, la música de Rajmáninov fue desdeñada por intelectuales y musicólogos infectados por la idea de que había que deshacerse de las herencias del viejo mundo. Pero, gradualmente, gracias a las numerosas grabaciones, la música de Rajmáninov volvió a ser objeto de atención y estudio por parte de una nueva generación de musicólogos que encontraron – objetivamente –que no solo es atractiva pero está magníficamente escrita. Rajmáninov fue un gran artesano, un gran compositor y se podría decir que uno de los más influyentes del siglo veinte puesto que la música para cine nació de dos fuentes en términos de composición orquestal: Rajmáninov y Los planetas, de Gustav Holst. Entre esos dos estilos se puede encontrar una buena parte de la mejor música para cine del siglo veinte.    

“La música de Rajmáninov es para oyentes de todas las edades y lo maravilloso de

la música clásica es que no tiene edad (esto es algo que deberíamos enfatizar más). Es para personas con una mente y un corazón, de cualquier edad. Potencialmente es una fuerza igualatoria, y me entristece que a la música clásica se le considere como un elemento divisivo, algo para las clases medias, cuando en realidad es para todo el mundo. Ese es el mensaje que los músicos deberíamos transmitir. No es fácil escucharla, no nos envuelve como una ola, es realmente un desafío – pero es para toda persona que tiene algo de pasión”.

Fuente: Stephen Hough, Rachmaninov, Piano Concerto No. 2, Gramophone, agosto 2016, en 10 Great Piano Concertos explored by 10 Great Pianists.

El joven pianista estadounidense de origen chino, Conrad Tao (1994), será el solista del segundo concierto de Rajmáninov el viernes 28 (20:00h) y domingo 30 (12:15) de octubre, con la Orquesta Sinfónica Nacional, dirigida por Iván López Reynoso. En el mismo programa : Vals núm.2, Suite de Jazz núm.2 de Shostakovich, y Cuadros de una exposición, de Mussorgsky.

Comentarios