Rapsodia española de Maurice Ravel

enero 21, 2016



West-Eastern Divan Orchestra. Daniel Barenboim, director

La Rapsodia española fue compuesta por Ravel en el transcurso de un mes, en 1907, poco después de la controversia y los ataques suscitados por su obra Histoires naturelles (cinco canciones para mezzosoprano y piano). Al parecer, el compositor vasco-francés lo hizo en el yate l’ Aimée, amarrado en Valvins, cerca de Fontainebleau.

Sin embargo, una de las piezas que integran esta especie de suite orquestal –más que Rapsodia– fue escrita en 1895, la época prehistórica del piano raveliano, la época del Menuet antique. Se trata de Habanera, el primero de dos fragmentos de la suite para dos pianos, Les sites auriculaires, que fuera estrenada por el pianista español Ricardo Viñes y Marta Dron. Sorprende comprobar que una pieza de la primerísima época de Ravel ofrezca ya las características melódicas y armónicas suficientes para satisfacer los planteamientos orquestales de un músico más formado al paso de los años. ¡Y qué orquesta de asombrosa riqueza en timbres y sonoridad!

Es, como bien señala Roland-Manuel, “una orquesta nerviosa, felina, cuya transparencia, nitidez y vigor son ejemplares”.

Aunque sea la primera vez que Ravel aborda la composición de una obra orquestal (salvo la citada Habanera, una nota de indolencia y languidez en la obra), estamos ante una obra maestra desde el punto de vista instrumental.

La Rapsodia española asombra por la seguridad y firmeza de su escritura, dice Vuillermoz, y toda la crítica coincide en ver en esta obra todo el estilo y la brillante riqueza de la orquestación raveliana. Desde el misterioso Preludio a la noche, sobre un insistente motivo de cuatro notas, siguiendo por la inquietante Malagueña, la dulce y nostálgica Habanera, hasta el estallido rítmico de la Feria, el dinamismo y los contrastes de la orquesta de Ravel nos deslumbran.

Estamos además, como asegura Georges León, ante una España verdadera desde la primera evocación, “tan verdadera como la de Falla, tan sutilmente traducida, tan naturalmente vivida”.

La Rapsodia Española está dedicada al profesor de piano de Ravel Charles de Beriot. El estreno tuvo lugar en los Conciertos Colonne de París, el 19 de marzo de 1908, dirigiendo la orquesta Edouard Colonne. El entusiasta público de paraíso, en el Châtelet, pidió que se repitiese la Malagueña.

Como protestaron los del patio de butacas, se oyó arriba la voz de Florent Schmitt: Una vez más, para los de abajo, que no la han entendido.

Fuente: Andrés Ruíz Tarazona para la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid

La Orquesta Filarmónica de la Cd. de México ejecutará esta magnífica obra de Ravel dentro de su programa de este fin de semana. Para mayor información, consulte cartelera.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí