Sinfonía no. 2 op. 73 de Johannes Brahms (1833-1897)

Publicado: mayo 11, 2017 Última Modificación mayo 11, 2017 Por: adminmusica

“La Pastoral de Brahms”

 

Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt, dirige Andrés Orozco-Estrada

El caso de Johannes Brahms (1833-1897) es especialmente llamativo. Siendo el compositor alemán más preparado para la concepción de una sinfonía, obra por excelencia de la música pura, tardó varios años en componer su primera sinfonía. A comienzos de la década de 1870 manifestó el respeto que sentía hacia las sinfonías de Beethoven y su temor ante la idea de no estar a la altura. Al director de orquesta Hermann Levi, le dijo lo siguiente: “Nunca terminaré una sinfonía. No tienes idea de cómo afecta al espíritu de uno estar escuchando continuamente la marcha de un gigante tras él”. Su primera sinfonía, por ejemplo, fue comenzada en 1854,  poco después de su encuentro con Robert Schumann, y la terminó en 1874, veinte años después. La Segunda Sinfonía en Re mayor op. 73 fue concebida con muchísima mayor rapidez que la Primera, durante el verano de 1877, en Portschach, a orillas del lago de Wörth. El estreno tuvo lugar en Viena, el 30 de diciembre del mismo año, con Hans Richter en la dirección orquestal, y fue muy bien recibida por el público. Sus propios amigos, Clara Schumann y Hanslick, alabaron la partitura; Clara, siempre presente en la vida del compositor, la calificó de “elegíaca” y Hanslick destacó su “belleza melódica”.

En muchas ocasiones se ha comentado la relación que existe entre esta sinfonía, que algunos musicólogos han titulado “Sinfonía Pastoral de Brahms” por su carácter bucólico y su relación con la naturaleza, con algunas de las sinfonías de Beethoven, concretamente la Quinta y la Sexta. Se dice habitualmente que Brahms se dejó seducir por el ambiente pastoril y campestre de los Alpes Austríacos, donde fue compuesta la obra, transmitiendo a lo largo de toda la partitura cierta melancolía, y en ocasiones, toques de ingenuidad. La ensoñación y el lirismo de su célebre “Canción de Cuna” y de su lied “Liebe und Frühling” se encuentran presentes de algún modo en algunos momentos de esta sinfonía. Su instrumentación es muy importante en la transmisión de estas atmósferas; los cornos aportan majestuosidad y serenidad al conjunto y las flautas transmiten el carácter bucólico del paisaje alpino.

Esta no es una sinfonía en la que encontremos momentos especialmente dramáticos, ni dolor ni pérdidas irrecuperables; pero su melancolía o tristeza velada nos lleva, en palabras de A. Lischké, a “numerosos episodios de la sombría potencia nórdica que caracteriza a Brahms”. La obra comienza con un “Allegro non troppo”, amplio, en forma de sonata, dotado de una gran exposición construida sobre las primeras notas del movimiento y un desarrollo algo breve pero intenso. Le sigue el “Adagio non troppo”, lleno de meditaciones y profundidad expresiva, posee varios temas que se  suceden y que siguen una escritura contrapuntística muy interesante. Como explica A. Lischké, “todo el alcance de este Adagio está en el equilibrio entre la invención y la técnica”. El “Allegretto grazioso, quasi andante” que se escucha a continuación es una danza ligera y de inspiración popular, como una especie de “ländler” cuyo tema se presenta en la sección de viento y madera sobre el pizzicato de los violonchelos antes de sucederse algunas variaciones que enriquecen la estructura formal del movimiento. El equilibrio clásico de esta sinfonía de Brahms queda reflejado especialmente en el movimiento final, “Allegro con spirito”, que actúa como verdadero lugar de llegada de los temas y tramas iniciados en el Allegro inicial. Debido a esta armonía formal, Hanslick comparó el carácter clásico de la partitura de Brahms con la célebre Sinfonía “Júpiter” de Mozart.

Fuente: Mar García para la Orquesta Sinfónica de Navarra

No se pierda el programa dedicado a la música de Brahms que ejecutará esta fin de semana la Orquesta Sinfónica Nacional, en donde se incluye la Segunda sinfonía op. 73. Para mayor información, consulte cartelera.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí