Trois Gymnopédies para piano – Erik Satie (1866 – 1925) 150 aniversario de su natalicio

Publicado: abril 9, 2016 Última Modificación abril 9, 2016 Por: adminmusica

No. 1


El origen del título de estas tres pequeñas piezas siempre ha sido muy debatido y nunca ha quedado completamente aclarado ya que son varios los posibles orígenes a los que se apunta. Entre ellos, se ha comentado que este título podría proceder de un término griego que hacía referencia a un festival anual en el que los jóvenes bailaban, posiblemente desnudos. También se ha comentado que Satie adoptó este nombre tras leer Salambó de Flaubert, o que podría proceder del poema de Latour Les antiques. Un fragmento de este poema está impreso junto a la partitura en la primera edición de 1888 de la primera Gymnopédie:

[…]

Oblique et coupant l’ombre un torrent éclatant
Ruisselait en flots d’or sur la dalle polie
Où les atomes d’ambre au feu se miroitant
Mêlaient leur sarabande à la gymnopédie

Independientemente del misterio que añade el posible origen del título, la importancia de esta obra hay que buscarla en el plano musical. No olvidemos que las Gymnopédies (sólo la número 1 y la 3) fueron orquestadas por Debussy, convirtiéndose en la única obra de otro compositor que Debussy orquestó. Este hecho nos ofrece una idea de hasta qué punto pudo valorar Debussy este trabajo de Satie.

Satie, en esta obra, reduce la música a su esencia más pura, sin artificios ni ambiciones, tal y como lo expresó Jean Cocteau: “La música de Satie va completamente desnuda”. Es por ello que Satie se sitúa en un plano contrario a las fuerzas dominantes del último romanticismo, la grandeza de las obras, el cromatismo y la intensidad pasional (como dato comparativo recordemos que en 1888 Mahler está trabajando en su primera y segunda sinfonía).

No. 2




Satie economiza los medios hasta el límite, como podemos observar tras una ojeada a la partitura: utiliza material compartido en las distintas piezas y podría afirmarse que una misma idea musical es estudiada brevemente desde tres puntos de vista diferentes. Esta idea está también presente en las indicaciones de carácter de las tres gymnopédies, muy parecidas entre ellas:

1ère Gymnopédie: lent et douloureux
2ème Gymnopédie: lent et triste
3ème Gymnopédie: lent et grave

A pesar de este carácter pausado de las gymnopedies podríamos buscar en ellas un cierto aire dancístico, el cual nos es insinuado por la medida ternaria de las piezas, recordándonos un vals. A pesar de ello, al escucharlas, nos transmiten un efecto estático, conseguido mediante la regularidad rítmica que aparece en el acompañamiento y que permanece constante en las tres piezas.

El acompañamiento y melodía poseen tintes modales. La línea melódica es fluída pero sin un gran desarrollo, además de poseer una gran simplicidad, y en ella encontramos ideas que se repiten y yuxtaponen. La armonía se sitúa ligeramente alejada de lo tonal, presentando algunas disonancias y un uso de texturas muy simples.

No.3




Las tres gymnopedies se publicaron por separado. La primera edición de la primera gymnopedie apareció en 1888. Poco después, ese mismo año, se publicaría la tercera. La segunda se publicó por primera vez en 1895, y no sería hasta 1898 cuando apareció la primera publicación completa de la serie. La primera está dedicada a Jeanne de Bret, la segunda a Conrad, su hermano, y la tercera y última está dedicada a Charles Levadé. Las partituras de las ediciones de 1895 y 1888, de dominio público, se pueden descargar en los siguientes enlaces:

1ère Gymnopédie: Edición de 1895 | Manuscrito
2ème Gymnopédie: Edición de 1895
3ème Gymnopédie: Edición de 1888


Ya hemos mencionado que Debussy orquestó las números 1 y 3 de las Gymnopédies. Esta adaptación se estrenó en un concierto en la sala Erard de París en 1897 y muchos críticos atribuirían el éxito de las piezas a la orquestación de Debussy, cosa que no agradaba mucho a Satie a pesar de que ambos músicos fueron grandes amigos durante largo tiempo.

“[…] Debussy, al orquestar la Premiére y la Troisiéme Gymnopédie, hará de ellas el best-seller que todo el mundo conoce: así, la más secreta obra musical, se convertirá en la más prostituida.”

Fuente: Armengaud, J. P., Satie, Una biografía para piano

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí