Turandot, de Puccini: El canto del cisne de un gran lírico

Publicado: mayo 4, 2014 Última Modificación mayo 3, 2014 Por: adminmusica

Por: Ricardo Rondón

Turandot fue la última ópera de Giacomo Puccini (1858-1924) y murió antes de poderla terminar. Esta tarea ingrata le fue designada a Franco Alfano. La partitura de Puccini finaliza poco después del suicidio de Liu. Alfano terminó su tarea agregando un dueto y la escena final, lo tradicional desde entonces. Sin embargo, cuando Arturo Toscanini dirigió el estreno mundial en el Teatro alla Scala dos años después de la muerte de Puccini, insistió en ejecutar la ópera tal como la había dejado el compositor. Toscanini estaba cumpliendo con el deseo del músico expresado antes de morir: “Si no logro terminar la ópera, alguien vendrá al pié del escenario y dirá: En este punto murió el compositor”. Cuando la música se detuvo, Toscanini volvió hacia el público y dijo: “Aquí dejó su pluma el Maestro”. Además de ser su Canto del Cisne, es la ópera más original de Puccini. Nunca antes había creado música tan avanzada. Las escalas a veces son poco ortodoxas, – disonancias, timbres que alteran el colorido – y sin embargo, el lirismo tierno y conmovedor de Puccini no es sacrificado. Esta creación probó que Puccini seguía creciendo y desarrollándose artísticamente hasta el final y tuvo la valentía de abrir una puerta nueva en su búsqueda de mayor verdad artística.


Argumento:

La acción transcurre en Pekín en tiempos legendarios.

La princesa Turandot ha jurado casarse con aquel que pueda resolver tres acertijos. Si el candidato falla, y debe ser de sangre real, entregará su cabeza al verdugo. Entre la multitud que espera la ejecución de un pretendiente que ha fallado, el príncipe de Persia, se encuentra el destronado rey de Tartaria, Timur que reconoce a su hijo perdido Calaf. Timur debe guardar el secreto de su nombre y grado real por temor a sus enemigos. Liu, la esclava que ha asistido a Timur desde su escapatoria, ama a Calaf. Calaf le pregunta el porqué de su valentía. Ella finamente responde: “¡Porque un día, me sonreíste en el palacio!” Turandot sale a la terraza de su palacio y ordena la ejecución del Pretendiente. Calaf se enamora de ella al instante y decide ganársela como esposa. Ignora los ruegos de su padre, Liu y tres ministros de la corte: Ping, Pang y Pong.
El emperador Altoum trata de persuadir a Calaf que no trate de adivinar los acertijos. Turandot orgullosamente proclama que nunca será poseída por un hombre. Lanza sus acertijos y cuando Calaf los contesta correctamente, Turandot le ruega a su padre que la libere de su juramento. Calaf le ofrece que si descubre su nombre antes del amanecer del día siguiente, podrá entregarlo al verdugo.

Debido a que Turandot ha ordenado una ejecución masiva si no se averigua el nombre del extranjero, la gente de Pekin se declara en contra de él. Timur y Liu son capturados y para evitar que Timur sea torturado, Liu confesa que solamente ella conoce el nombre del extranjero pero nunca lo dirá. Su amor por Calaf le da fuerza. Cuando va camino a la ejecución, le arranca una daga al soldado que la conduce y se mata. Calaf declara su amor a Turandot. Le pide que se vaya pero él se niega a revelar su nombre. En su pasión, la besa en la boca y ella se da cuenta que su reinado de terror ha terminado. Turandot sufre una transformación por su sinceridad y le proclama a su padre en una gran ceremonia que: “¡El nombre del extranjero es…..amor!”

Estreno: Teatro alla Scala de Milán.- abril 25, 1926

Opera de Bellas Artes presentará su producción los días 9 y 11 de mayo en el Auditorio Nacional. El elenco incluye a Tiziana Caruso, Rubens Pelizzari, Olivia Gorra y Rosendo Flores. Srba Dinic dirige a la orquesta y la escena estará en manos de Luis Miguel Lombana. Boletos en ticketmaster.


Grabación Recomendada: Sutherland, Caballé, Pavarotti, Ghiaurov, Filarmónica de Londres, Mehta (Decca)


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí