Violencia en La consagración… (2da parte)

Publicado: julio 17, 2013 Última Modificación julio 19, 2013 Por: adminmusica

El gran escándalo de La Consagración de la Primavera – segunda parte


De todos los escándalos en la historia del arte, ninguno tan escandaloso como el ocurrido la noche del 29 de mayo de 1913 en París, durante el estreno del ballet La consagración de la primavera de Igor Stravinsky (1882-1971).


La consagración se convirtió en una conflagración, dice la crónica magnificada, la cual ha adquirido la certeza que solo una leyenda puede alcanzar. Todo el mundo sabe que hubo una conflagración.


¿Violencia?

Docenas de testigos han dejado testimonios de esa noche pero tienden a contar hechos distintos: uno dicen que hubo golpes entre los asistentes, otros dicen que se aventaron objetos al escenario, y por lo menos una persona fue citada a un duelo.


No cabe duda que hubo mucho ruido: Esteban Buch, director de estudios de la Escuela de Estudios Avanzados en Ciencias Sociales, en París, dice que es difícil negar que “sucedió algo realmente extraordinario” y que a lo largo de los meses y décadas siguientes La consagración… fue adquiriendo mayor importancia: “una especie de entrada al modernismo, al siglo 20”.


¿Cómo empezó?

Lydia Sokolova, una de las bailarinas que participó en el estreno dijo que el público venía preparado: “Ni siquiera dejaron que se tocara la música de la obertura, tan pronto como el director de la orquesta se hizo notar, empezó el ruido”, relató en una entrevista grabada en 1965.


Dos semanas antes, en el estreno del ballet de Debussy, Jeux, hubo gritos y críticas abusivas en contra de la coreografía de Vaslav Nijinsky, responsable también de La consagración…que sería el último grito del primitivismo ruso o modernismo chic, dependiendo de la fuente. Así que es muy posible que parte del público ya venía predispuesto a ser escandalizado.


Stephen Walsh, profesor de música de la universidad de Cardiff, dice que todo empezó al inicio de la obertura, al escucharse la melodía tocada por el fagot así como otros sonidos sin precedente.


¿Llegó la policía?

Una crónica dice que la policía detuvo a unas 40 personas, pero una investigación muy posterior no encontró registro alguno de estas detenciones. Lo más probable es que hubiera – como de costumbre en un teatro – unos cuantos policías presentes y que presenciaron la trifulca sin intervenir.


¿Fue lucha de clases?

Buch señala que es poco probable que hubiera personas pobres o incluso de clase media en el auditorio. “Pienso que la división de opiniones fue solamente eso, diferencias de opinión sobre esta pieza”, y un obstáculo para entender el origen del pleito es que ninguno de los que protestaron dejaron un testimonio explicando la razón de su enojo”.


¿El escándalo fue por la música o por la danza?

En temporadas anteriores del ballet ruso, el joven Stravinsky ya había alcanzado una posición estelar. En 1912, su Petrushka había tenido un gran éxito. “No había duda de que era una estrella”, dice Walsh, “pero comparado con La consagración no era nada intimidante”. El propio Stravinsky dijo que cuando le tocó el principio de la obra – con sus acordes disonantes y ritmos atropellados – a Sergei Diagilev, el famoso empresario de Ballets Russes, éste le preguntó: “¿Y cuánto tiempo va a durar esto?” Y Stravinsky le contestó: “Hasta el final, mi querido”.


Así que la música fue tan sorprendente como los movimientos extraños de la coreografía. Buch afirma que no se puede separar el impacto de uno y del otro. Lo que sacudió al público fue “la impresión de ver en escena a una sociedad primitiva”, concluye Buch.


Fuente: Ivan Hewett, en BBC News Bulletin


Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí