Sinfonía no. 1 de Bohuslav Martinu (1890-1959)
Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt,
dirige Andrés Orozco-Estrada

Bohuslav Martinu apenas llevaba un año en Estados Unidos, cuando en 1942 recibió una propuesta de Kussevitzki, titular de la Sinfónica de Boston. Con motivo del fallecimiento de su esposa, Natalie, quería honrarla encargando una serie de obras a los músicos más relevantes del momento. A raíz de esta petición, Bartok escribiría su Concierto para orquesta y Stravinski su Oda. Martinu se retiró en mayo a Jamaica, en busca de tranquilidad (la entrada en guerra de Estados Unidos también le impedía concentrarse en su trabajo), y allí emprendió la composición de la obra, que le llevaría quince semanas.