Beethoven: su vida y su época (II)

Beethoven visitó Viena en 1787. No se sabe quién concibió el proyecto ni cómo obtuvo el dinero para su viaje, pero en esa época conoció a Mozart y tocó para él.

Por Música en México marzo 20, 2020 Última Modificación julio 30, 2020

Juventud en Bonn (2a. parte)

Beethoven visitó Viena en 1787. No se sabe quién concibió el proyecto ni cómo obtuvo el dinero para su viaje, pero en esa época conoció a Mozart y tocó para él. Al principio recibió bastante fríamente la ejecución de Beethoven pensando que sólo se trataba de una pieza muy bien preparada: pero cuando Beethoven improvisó sobre un tema sugerido por Mozart, éste se impresionó visiblemente y dijo a la reunión de músicos distinguidos: “Reparad en este joven. Algún día el mundo hablará de él”. Beethoven tuvo que abreviar su estancia en Viena y regresar apresuradamente a Bonn porque recibió aviso de que su madre estaba gravemente enferma. La madre murió el 17 de julio.

“Reparad en este joven. Algún día el mundo hablará de él”

Encuentro de Beethoven con Mozart (Biblioteca Nacional Austriaca, Viena)

Fallecida su esposa, Johann van Beethoven se dejó ir cuesta abajo. Bebía cada vez más, y Stephan van Breuning recordaba cierta ocasión en que vio a Ludwig “interponerse furiosamente para rescatar a su padre, que estaba borracho, de un oficial de policía”. Esos años fueron durísimos para la familia Beethoven, tanto así que Ludwig se vio obligado a solicitar ayuda de Franz Anton Ries, con quien había estudiado el violín, También se estableció como profesor de música, carácter con que entró por primera vez en el hogar de la familia van Breuning, a la cual lo iba a ligar una amistad muy estrecha. La señora van Breuning era viuda y tenía cuatro hijos, de los cuales Stephan, el segundo, habla estudiado con Ries junto con Beethoven. Poco tardó Beethoven en convertirse en miembro del círculo familiar de los Breuning, y ese primer contacto con una sociedad cultivada, tan distinta del áspero mundo en el que se habla criado, surtió un efecto notablemente suavizador en su carácter. En casa de los Breuning conoció también a Franz Eethard Wegeler, joven médico que desposó a Eleonora von Breuning y que algún día sería biógrafo de Beethoven.

Otra amistad que Beethoven hizo en esa época fue la del Conde Ferdinand Waldstein, entusiasta amante de la música que sería uno de sus benefactores más generosos. Entre otras obras, la Sonata para piano llamada “Waldstein” está dedicada a este patrocinador, quien regaló al compositor un piano y le hizo dádivas monetarias (que solía alegar procedían del elector y, por su lado, Beethoven compuso la música para un Riturballet que fue ejecutado en marzo de 1791, y que se alegó habla sido compuesto por el conde Waldstein.

Catedral de San Esteban en la Viena a fines del s.XVIII

En 1788, el elector Maximiliano Francisco decidió revivir tanto el teatro como la ópera de Bonn. Se contrató una orquesta nueva de la cual formaron parte tanto Beethoven, quien tocó la viola, como Franz Anton Ries, quien tocó el violín. Los cuatro años durante los cuales Beethoven fue miembro de esa orquesta le permitieron familiarizarse con las mejores escuelas de la época (con excepción de la de Berlín) y adquirir experiencia como miembro en activo de una orquesta. En 1789 despidieron a Johann van Beethoven del coro de la capilla porque era incapaz de cumplir sus deberes, y Ludwig se convirtió legalmente en lo que ya era de hecho: el jefe de la familia. Johann siguió recibiendo la mitad de su salario, pero la otra mitad se pagaba a Ludwig junto con el suyo propio. Con el despido de Johann su deterioro siguió acentuándose hasta su muerte, en 1792.

Trío en mi bemol mayor WoO 38

Haydn pasó por Bonn en 1790, de viaje para Inglaterra, y cuando volvió a visitar la ciudad, durante su viaje de regreso en 1792, los músicos dieron una gran cena en su honor. Beethoven estuvo presente en esa ocasión y mostró a Haydn una cantata que habla compuesto. Es probable que Haydn haya sugerido que Beethoven fuese a estudiar con él a Viena. De quien quiera que haya sido la idea, Beethoven no demoró en actuar de acuerdo y abandonó Bonn en agosto de 1792 para no regresar jamás. En el equipaje llevaba su álbum de autógrafos en el cual el conde Waldstein habla escrito: “… El genio de Mozart está de luto y llora por la muerte de su pupilo. Encontró refugio, pero no ocupación, con el inagotable Haydn, y a través de él desea formar unión con otro. Tus trabajos asiduos te harán recibir el espíritu de Mozart de las manos de Haydn”.

(Continuará…)

Fuente: Los grandes maestros de la música clásica. Ediciones Fratelli Fabbri

Música en México
Escrito por:

Música en México

Redacción. Música en México tiene la misión de promover la música clásica – y la música nueva – en México, y de dar a conocer una selección de las actividades musicales en el resto del mundo.

Comentarios

Escucha música clásica en línea aquí